tribunales >

Fiscalía y defensa se oponen a la reapertura del caso de la caída mortal de un niño en Granada

EUROPA PRESS | Granada

La Audiencia Provincial de Granada ha acogido este jueves la vista para analizar el caso de la muerte de un niño de seis años al caer desde un tercer piso de un edificio del barrio granadino de Almanjáyar, en la que tanto la Fiscalía como la defensa del matrimonio que fue detenido en un principio por su supuesta implicación se han opuesto a la reapertura de la investigación.

El Ministerio Público se ha reiterado en lo que ya apuntó en su día, que no existen indicios de una responsabilidad penal en la pareja, de iniciales M.A.G. y J.M.M., y en la misma línea se ha pronunciado su abogado. La familia del menor fallecido, personada como acusación particular, ha ratificado su petición de reapertura, considerando que sí existe posible comisión de delitos, según ha informado a Europa Press fuentes de su representación legal, el letrado Pedro Jiménez de Utrilla.

La causa fue archivada el pasado mes de noviembre por el Juzgado de Instrucción 3 de Granada, que decretó el sobreseimiento provisional de las actuaciones contra el matrimonio que fue detenido por su presunta implicación en la muerte al no encontrar “indicios de criminalidad” en la actuación de la pareja.

La decisión de la titular del Juzgado, Aurora María Fernández, se produjo después de que la Fiscalía solicitara el archivo de las actuaciones, atribuyendo lo ocurrido a un “accidente”. El caso se estaba tramitando como un procedimiento del jurado y se había llegado a celebrar la comparecencia que establece la Ley del Tribunal del Jurado para informar de los cargos que se le imputaban a la pareja, de iniciales M.A.G. y J.M.M., que vivía en el mismo edificio que los padres del menor.

Fue durante esa comparecencia cuando el Ministerio Público pidió el sobreseimiento al entender que no existían pruebas de la participación de los que fueron arrestados en la muerte del menor y que todo apuntaba a que “fue un accidente”, petición a la que también se sumó la defensa de los inculpados. Por su parte, la familia del niño imputó a los dos un posible delito de asesinato con alevosía y pidió la práctica de nuevas diligencias y, tras el archivo, recurrió en apelación la resolución del juzgado.

El cuerpo sin vida del menor fue encontrado en la madrugada del 27 de abril del año pasado en la parte posterior del edificio de Granada capital en el que vivía con sus padres, en el número 13 de la calle Molino Nuevo, donde, según las investigaciones, se había precipitado desde un tercer piso, desde la vivienda de sus vecinos, los arrestados, él de 54 años y ella de 36.

Al ser detenido, el matrimonio sostuvo en todo momento que no se encontraba en su domicilio cuando el niño cayó por la ventana, y que era su hija, de unos doce años, la que había estado jugando con el menor. La niña se había fugado unos 20 días antes del centro de menores de la Junta de Andalucía en el que estaba ingresada, tras lo que la Fiscalía de Menores dispuso que regresara.