BANCA > RESCATE

La banca española necesitaría hasta 62.000 millones en el peor escenario

AGENCIAS | Madrid

La banca española necesita entre 51.000 y 62.000 millones de euros para afrontar hasta 2014 un escenario económico tan adverso que ni los analistas más pesimistas prevén, según las pruebas de resistencia encargadas por el Gobierno a las consultoras Roland Berger y Oliver Wyman.

En esa hipótesis, la economía española caería un 4,1 % este año y un 6,5 % en el acumulado hasta 2014, la tasa de paro llegaría al 27,2 % y la vivienda se abarataría un 26,4 % más, con lo que la rebaja llegaría al 60 % desde los máximos registrados en los años de la burbuja inmobiliaria.

Según las estimaciones de Roland Berger, en ese escenario el grueso del sistema financiero español -14 entidades, el 90 % del sector- necesita unos 51.800 millones, mientras que para Oliver Wyman harán falta entre 51.000 y 62.000 millones de euros.

Aunque algunas entidades puedan reforzar su capital por sí solas, la cifra sirve de referencia para concretar la petición de ayudas a Europa, que está dispuesta a prestar un máximo de 100.000 millones.

Por eso, en rueda de prensa, el subgobernador del Banco de España, Fernando Restoy, y el secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre, han insistido en que las necesidades de la banca son “manejables”.

El Banco Santander, BBVA y CaixaBank cumplen los requisitos de capital incluso ante un hipotético empeoramiento severo de la economía española, mientras que las mayores deficiencias se centran en las entidades nacionalizadas o en vías de estarlo: Bankia, Catalunya Banc, Novagalicia y Banco de Valencia.

Estas cuatro entidades estarían abocadas a pedir ayudas públicas, y Jiménez Latorre no ha descartado que se pueda crear un banco malo para sanearlas, antes que proceder a su liquidación, que sería una solución más cara.

Ha reconocido que la idea de poner en marcha una entidad que aglutine los activos más problemáticos del sector “no había cuajado en España”, si bien la Comisión Europea -que impondrá las condiciones de la reestructuración- se ha mostrado partidaria de su creación.

A la espera de que se concreten los detalles de la ayuda europea, el Banco de España ha decidido “aplazar temporalmente” la subasta de Catalunya Banc y Banco de Valencia, a los que prestará el apoyo financiero necesario para garantizar su normal funcionamiento y el cumplimiento de sus obligaciones con los depositantes y acreedores.

Así, el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) ha decidido realizar de forma inmediata una inyección de 1.000 millones en Banco de Valencia a través de una ampliación de capital, como ya había sido anunciado y autorizado por la Comisión Europea.

El resto de entidades analizadas podrá asumir sus necesidades por sí mismas o con un “moderado” nivel de ayuda pública, según ha explicado Restoy.

En paralelo al proceso de consultoría, las cuatro auditoras contratadas por el Banco de España (Deloitte, Ernst&Young, KPMG y PwC) trabajan desde finales de mayo en el análisis exhaustivo de las carteras de los bancos, que deberán presentar el próximo 31 de julio.

Con este ejercicio se verificará la correcta valoración y clasificación de los préstamos, así como el nivel de provisionamiento de las carteras crediticias.

El trabajo de estas consultoras se usará para un escrutinio más detallado de los balances de las entidades, que será el que permitirá identificar las necesidades concretas de capital y diferenciar entre los bancos que serán recapitalizados y los que serán reestructurados, de acuerdo con las condiciones que establezca la UE.

En el momento en que se concreten las cifras, las entidades dispondrán de quince días para presentar sus planes y de nueve meses para ponerlos en práctica.

Los bancos que no puedan asumir las nuevas necesidades de capital por sí mismos podrán acceder a las ayudas a través del FROB en las condiciones que se pacten.