zona euro >

La banca ve probable el fin del euro, pero niega ser responsable de la crisis

 

EFE | Santander

 

El presidente de la patronal bancaria (AEB), Miguel Martín, ha asegurado hoy que la difícil situación que vive la zona del euro hace “probable” una ruptura de la unión monetaria, aunque ha negado que el problema de España sean sus bancos.

En su intervención en la cuarta jornada del curso sobre la crisis del euro de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), Martín ha reconocido que “hay bancos que sí han generado un problema” a la economía española y ha apostado por mejorar la competitividad para salir de la crisis.

En ese sentido, ha apuntado que el aumento de la competitividad en comparación con Alemania podría obligar a bajar los salarios durante los próximos cinco o diez años, algo que el secretario general de UGT, Cándido Méndez, ha considerado “inaceptable” porque sería dar un salto hacia atrás y España se pondría al nivel de renta de 1975.

Martín ha abogado por la devaluación interna para mejorar la competitividad, porque “no nos van a dar un duro” en Europa y ha estimado “irrelevante” el importe de la ayuda a la banca porque “lo importante es el procedimiento”, es decir, el uso que se le dé a la ayuda.

Así, ha criticado las inyecciones de liquidez del Banco Central Europeo (BCE) porque “es una solución falsa” que da dinero a los bancos para invertirlo en deuda soberana y ser cada vez más vulnerables.

También se ha mostrado opuesto a la evaluación independiente de la banca, al considerarla innecesaria porque, en su opinión, los bancos españoles conocen “mejor que nadie” el estado de sus activos.

Al mismo tiempo, ha apostado por crear un fondo de rescate que pueda tomar participaciones directas en los bancos y emitir “algún tipo de deuda soberana común”, así como iniciar la senda hacia una unión bancaria.

Para el líder de UGT, en cambio, la reestructuración bancaria supondrá que el crédito accesible y barato “pasará a mejor vida”.

Martín ha apostado hoy por utilizar el dinero de la ayuda europea para “deshacerse” de Bankia, aunque después ha puntualizado que hablaba en el sentido de liquidar el proyecto actual, “que es malo y está quebrado” para crear una entidad “potente y eficiente”.

Por su parte, Méndez se ha mostrado preocupado por la posibilidad de que el “agujero” de la entidad, superior a los 13.000 millones de euros, repercuta en la deuda y en el déficit de España.

Sin embargo, el presidente de Mapfre, Antonio Huertas, ha defendido que Bankia “tiene futuro” y que gracias al apoyo del Estado va a convertirse en “la entidad más solvente de España”, por lo que se ha mostrado dispuesto a mantener su participación del 2,14 % en el capital de la entidad.

En su intervención, Cándido Méndez ha afirmado que la reforma laboral aprobada hoy es particularmente activa en la destrucción de empleo y ha añadido que con el tiempo se verá que cuando se recupere la economía se creará empleo.

Por este motivo, Méndez ha señalado que UGT y CCOO pedirán a la Defensora del Pueblo que recurra ante el Tribunal Constitucional la mencionada reforma que, en su opinión, da “un golpe de muerte” a las relaciones colectivas de trabajo.

Por su parte, el presidente de Mapfre ha criticado que las agencias de calificación “masacren” a empresas solventes por el hecho de que haya incertidumbres sobre el futuro de la Unión Europea.

También ha señalado que las posiciones bajistas representan una falta de equilibrio entre los especuladores y los pequeños accionistas, que cuentan con mucha menos información, lo que los beneficia en sus operaciones.