COMUNICACIÓN >

La caída de la publicidad ha acabado con la mayoría de los diarios gratuitos

EFE | Madrid

El cierre de la versión en papel del diario “¡Qué!” deja en pie solamente a “20 minutos” como superviviente de un fenómeno, el de los grandes diarios gratuitos, que llegó a sumar más de cinco millones de lectores pero ha visto morir a tres cabeceras en los últimos años a causa de la crisis de la publicidad.

“20 Minutos” también está sufriendo la crisis publicitaria y hoy, precisamente, ha anunciado que su dirección y los representantes de los trabajadores han firmado un acuerdo de recorte de costes. El diario, que ha afrontado ya otros procesos de despidos, prescinde ahora de un total de 31 trabajadores.

La inversión publicitaria cayó en 2011 a una facturación de 12.061 millones de euros, una cifra similar a la de 2003 que dejó a los medios de comunicación inmersos en una crisis especialmente aguda para la prensa diaria, según Infoadex, la referencia en el sector.

El fenómeno de los gratuitos nació en España un 3 de febrero de 2000, cuando salió a la calle “Madrid y m@s” -anterior nombre de “20 Minutos”- y empezó a distribuirse sobre todo en el transporte público con una tirada inicial de 100.000 ejemplares.

Cuando el periódico tenía cerca de un año de vida, el grupo “20 Min Holding”, liderado por los escandinavos de “Schibsted”, compró la editora y la cabecera pasó a llamarse “20 Minutos”.

El grupo sueco “Metro Internacional”, competencia de “Schibsted”, abrió por su lado el gratuito “Metro” en el año 2001. No sería hasta mucho después, en 2006 y 2007, cuando Planeta, primero, con “ADN”, y Vocento, después, con “¡Qué!”, se incorporaron al fenómeno de los gratuitos.

Los diarios gratuitos llegaron a superar en mucho los cinco millones de lectores, suma que mantuvieron durante varios años, incluso después de que cerrara el primero de ellos en abandonar la carrera, “Metro”.

El 29 de enero de 2009, el diario gratuito “Metro” dejó de publicarse en España por la crisis económica y la caída de la publicidad, por decisión de Metro International, propietario del periódico en cien ciudades de 21 países.

“ADN” se mantuvo en pie todavía dos años, pero el diciembre de 2011 el Grupo Planeta, propietario de la cabecera, confirmó su cierre. En el periódico trabajaban sesenta periodistas, una cifra algo superior a las cuarenta personas que han venido produciendo el “¡Qué!”.