educación >

“La integración de los padres en la escuela pública corre peligro”

REUNION PADRES-PROMOCION EDUCATIVA
Más de 300 padres se dieron cita el lunes en una reunión con la directora de Promoción Educativa. / DA

FRAN DOMÍNGUEZ | Santa Cruz de Tenerife

Las asociaciones de padres de alumnos, las APA, están en pie de guerra ante el panorama desalentador que se avecina el próximo curso por la incidencia de los recortes estatales y regionales. La incertidumbre en el colectivo se incrementó el pasado lunes en la reunión que miembros de los grupos integrados en la Federación Insular de Asociaciones de Padres de Tenerife (Fitapa) mantuvieron en el capitalino colegio Hermano Pedro con la directora de Innovación y Promoción Educativa del Gobierno de Canarias, Georgina Molina, quien explicó los ajustes previstos en el sector de la enseñanza pública, acto al que asistieron más de 300 representantes de las familias.

El presidente de Fitapa, Eusebio Dorta, comentó ayer a este periódico que el encuentro supone un “principio de acercamiento” entre la administración y los padres a la hora de informar directamente de los ajustes que se van a llevar a cabo. Sin embargo, el futuro descrito no es muy halagüeño para la comunidad educativa, y tampoco para el ámbito de las familias, cuya participación en la escuela, y por tanto en la cercanía en la educación de sus hijos en los centros, “corre serio peligro”, según precisó Dorta. “Los recortes ya están haciendo mella en el funcionamiento de las APA y en la forma de integrar a los padres y madres en los colegios, que eso sí que es un modelo de éxito educativo. Esta administración tiene el testigo en sus manos y junto con la familias tiene que llegar a soluciones económicas que nos permitan seguir estando en las escuelas. Soluciones reguladas sí, pero no de manera arbitraria”. El presidente de Fitapa remarcó que los padres no “van a permitir que todo se mida por el rasero económico y que se coarte la educación”. “Por eso tenemos que enseñar a nuestros hijos a que reivindiquen sus derechos. Que la administración no sea la que aplique los recortes presupuestarios y las familias consintamos en asumirlos”, comentó, para pedir luego la Consejería regional de Educación “busque soluciones viables”.

Sobre las medidas que devienen de los recortes, Dorta recalcó que a las familias les preocupan ajustes como la eliminación de las subvenciones a las actividades extraescolares. “Este punto es un elemento más grave de lo que parece. La escuela privada-concertada no contarán con ese problema, dado que las actividades son por aportación de las familias y esto separará las clase sociales”, apostilló.

De dos a tres kilómetros

Dorta también hizo referencia a una de las iniciativas de calidad implementadas por Educación en los últimos tiempos, la acogida temprana, “que no se va a dotar, y en algunos municipios es una verdadera necesidad social”. Del mismo modo, aludió al transporte escolar, denunciando que la Consejería ha incrementado de dos a tres kilómetros la distancia que debe tener la residencia del alumno con su centro para acceder al transporte escolar, “lo que supondrá la reducción en un 20% de las rutas”.