POLÍTICA > LEY TURÍSTICA CANARIA

La ley turística fijará la renovación como un deber con consecuencias

Domingo Berriel
El consejero de Obras Públicas, Política Territorial y Transportes, Domingo Berriel, durante una intervención anterior en el Parlamento canario. / DA

DOMINGO NEGRÍN MORENO | Santa Cruz de Tenerife

La nueva ley turística canaria establecerá la rehabilitación como un deber con “consecuencias” para los propietarios que incumplan, anunció ayer el consejero de Obras Públicas, Política Territorial y Transportes, Domingo Berriel, durante una comparecencia parlamentaria.

A instancias del PP, Berriel avanzó que el proyecto de ley hará hincapié en optimizar el suelo vacante a fin de preservar el escaso territorio. Así, el camino fundamental para conseguir más plazas alojativas será la renovación. “El propio sector ha de resolver sus problemas”, remachó el consejero.

Desde el convencimiento de que la rehabilitación del espacio turístico es una acción “indispensable” para recuperar y potenciar la competitividad, la sostenibilidad y el liderazgo, la normativa reforzará los incentivos para la renovación de las plantas alojativa obsoletas.

Entre los estímulos que incorpora el documento redactado por el Gobierno, la ley permitirá aumentar la edificabilidad más allá de lo autorizado por el planeamiento, “siempre que no se supere el máximo permitido en la legislación vigente”. Hasta ahora, los incentivos se circunscribían prácticamente al incremento de las plazas. A ello se añadirán los referentes a los aumentos de edificabilidad y al cumplimiento de los estándares de densidad de la parcela, además de las compensaciones de tipo económico.

Por renovación o mejora de la calidad, la edificabilidad crecerá entre el 0,2% y el 0,5%. También se prevé un incentivo si con la renovación se alcanza la categoría de cinco estrellas y gran lujo y las instalaciones de ocio superan el 20% de lo obligatorio. Del mismo modo, en el anteproyecto que el Ejecutivo aprobará previsiblemente mañana se introducen alicientes por sustitución y traslado de establecimiento alojativo en función de si este se cede dentro del municipio para uso público libre de carga (con un incremento de las plazas en el 100%) o si se dedica a equipamientos turísticos complementarios (el 75%).

Habrá, asimismo, una multiplicación de las plazas por eficiencia energética equivalente al porcentaje de energía renovable que la empresa genere en sus instalaciones y un acicate por reducción de la emisión de partículas contaminantes.