Guía de Isora >

La playa de San Juan obtiene por primera vez la bandera azul

Playa de San Juan
Playa de San Juan comienza a destacar como enclave turístico. / DA

BERNARDO MORALES | Guía de Isora

La playa de San Juan ha obtenido el galardón de bandera azul. Muchos han sido los años en que el Ayuntamiento y vecinos de Guía Isora han luchado por conseguir, primero la regeneración de la playa, y una vez regenerada, este premio. En los últimos años, el núcleo de Playa de San Juan ha ido cambiando de aspecto y le espera un buen futuro turístico. Ahora, una de cada seis banderas azules del mundo ondeará en playas españolas, y una de estas últimas, en una población que ha logrado poner al día su litoral y recuperarlo para el uso público.

Esta playa isorana, que estuvo a punto de desaparecer en los años noventa del siglo pasado, es hoy unos de los espacios más valorado de toda la costa suroeste de la isla de Tenerife.

Hasta llegar a la bandera azul, la bahía de Playa de San Juan y su zona de baño han tenido que salvar múltiples obstáculos. El primero se superó cuando los vecinos salieron a la calle para defender la playa Chica, porque había un proyecto para “entallarla” y convertirla en zona de usos portuarios. El conocido como muelle Viejo, que separa la playa Chica de la playa Grande, estaba por aquel entonces en un estado lamentable, con zonas de amplios boquetes con el consiguiente riesgo para los bañistas, en su mayoría niños que lo utilizaban. En ese mismo muelle, después de restaurado, se realizan hoy actividades lúdicas y culturales, e incluso hace unos días un desfile de moda.

Posteriormente, con la llegada de Pedro Martín a la Alcaldía, se recuperaron espacios públicos con el derribo de edificaciones, de hasta seis apartamentos, que invadían la zona de playa e incluso fincas de plataneras. Aquella decisión sirvió para que Playa de San Juan viera renacer a su emblemático Horno de la cal, que corría riesgo de desaparecer debido al abandono y al embate del mar. Al mismo tiempo, se construyó el paseo del litoral, mejorado paulatinamente y que hoy cuenta con kioscos y servicios para los bañistas.

[apunte]

Exigencias

El paso más radical se culminó con el acondicionamiento de la bahía, que incluyó la colocación de diques submarinos y el remozamiento completo de la playa, dotándola de arena. A partir de ahí llegaron los servicios para los bañistas, socorristas, mobiliario de playa, duchas, accesibilidad y seguridad. La playa mantiene desde entonces la calidad que se exige para que el jurado internacional bandera azul 2012 le conceda una de 3.098 banderas entregadas a las playas del hemisferio norte. Para Pedro Martín, la consecución de la Bandera Azul, en la primera solicitud que se realiza, es un hecho de “enorme satisfacción” que simboliza toda la lucha de los vecinos para salvar su playa, primero, y para hacerla ahora un lugar amable, sostenible y de calidad. La Bandera Azul es un galardón y un sistema de certificación de la calidad ambiental creado y gestionado por la Fundación para la Educación Ambiental (FEE), en el año 1987. La FEE está constituida por casi 74 Organizaciones no Gubernamentales (ONG), una por cada país participante.

[/apunte]