V CONGRESO DE COALICIÓN CANARIA > ENMIENDAS Y ANÁLISIS

La renovación se abre camino, pero emerge la debilidad orgánica

B. A. | Santa Cruz de Tenerife

Los acontecimientos de los últimos 10 días y el contenido de las enmiendas a la ponencia de la estructura de Coalición Canaria ha revelado un escenario propicio para que la renovación llegue a los máximos cargos orgánicos de una formación política que, al mismo tiempo, ha puesto en evidencia su debilidad orgánica. La desconexión social de CC ya no es el único problema importante de este partido político.

La Agrupación Herreña de Independientes (AHI), único granero de votos nacionalistas de esta isla, anuncia que no acudirá al cónclave nacional. Ahora se ha visto que la organización de La Gomera está tocada de muerte. No tiene ninguna enmienda para el principal debate de este congreso. La salida del grupo del exdirigente nacionalista Esteban Bethencourt ha hecho más daño del reconocido.

En Las Palmas de Gran Canaria, 42 militantes anunciaron ayer que se daban de baja. Aislada y debilitada en esta isla, Nueva Canarias tiene opciones de crecer. Con respecto al significado de las enmiendas, un 40% de la organización de Tenerife no quiere que Paulino Rivero acceda a la presidencia orgánica. El jefe del Ejecutivo se ampara en algunos alcaldes como el de Santa Cruz, José Manuel Bermúdez, y el de La Orotava, Isaac Valencia. Pero no es suficiente.

La isla de Antonio Castro deja paso a otros liderazgos y llama la atención que sus propuestas se asemejen a las de Fuerteventura.

En el año 2008, Rivero entró en el congreso con el apoyo de los majoreros pero salió con Claudina Morales de presidenta y su candidato Stinga derrotado. En Lanzarote persisten dos bandos.