JOSÉ RAMÓN BARRERA > ENTREVISTA

“La subida del IGIC va a costar el 40% más en impuestos”

José Ramón Barrera es licenciado en Derecho y Ciencias Económicas. / CRISTINA GONZÁLEZ

NANA GARCÍA | Santa Cruz de Tenerife

Reconocer con ojos de experto que la economía en la que te desenvuelves viaja con un billete solo de ida sobre un globo (inmobiliario y bancario) de cristal a punto de romperse no es agradable. El socio del área de Servicios Fiscales y Legales de Assap, José Ramón Barrera Hernández (Santa Cruz de Tenerife, 1972), observa impotente cómo la burbuja se resquebraja, mientras los políticos intentan aplicar parches que llevarán al país a décadas de pérdidas. Desde una perspectiva crítica pero fundamentada, este exprofesor de Derecho Tributario de la ULL apuesta por dejar respirar el mercado con medidas menos intervencionistas que potencien la actividad económica.

-¿Cómo hemos llegado a esta situación en España? ¿Estamos al borde del colapso?

“Podríamos decir que sí, estamos al borde del colapso. Llega a Europa la crisis de las hipotecas basura que surge en Estados Unidos y mientras algunos países están más fortalecidos que otros para salir de esa situación. En España, en cambio, con una arteriosclerosis del sector público, donde tenemos el doble de políticos que en Alemania con la mitad de población, y una presencia en prácticamente todos los ámbitos de la economía, se tiende a debilitar las estructuras económicas que teníamos en lugar de potenciarlas para favorecer una más rápida recuperación, retirando recursos del sector privado, ya de por sí adelgazado, para sustentar un excesivamente engordado sector público improductivo. Dicho de otra manera, lo que se está ingresando desde el punto de vista del sector público. Se ha retirado del privado es para arreglar el desajuste que tienen las cuentas públicas de mayores gastos que ingresos y no para potenciar el crecimiento económico, y por esto estamos al borde del colapso”.

-¿Una de estas medidas es la subida del Impuesto General Indirecto Canario (IGIC)?

“La subida del IGIC precisamente es un ejemplo de que se pretende arreglar un desajuste en las cuentas públicas por la vía de los ingresos y no de los gastos. No puede tenerse como una medida de potenciación y de fomento de la actividad económica. Por eso muchos nos mostramos contrarios con esta medida de subida del IGIC y de cualquier otro impuesto, que también practicó el Gobierno del Estado, con el Partido Popular, nada más llegar”.

-Pero la OCDE y la Comisión Europea sí apuestan por la subida del IVA como medida de reducción del déficit.

“Pero lo hace desde una perspectiva de subida de impuestos, es decir, que estima más conveniente que, ante una subida de impuestos, la más recomendable es la tributación indirecta. Fíjese que recientemente la Unión Europea ha dicho lo mismo, que la subida del IRPF en España va en dirección opuesta a lo que ellos creen y que debió plantearse una subida de prácticamente todos los impuestos indirectos (IVA, Impuestos sobre Combustibles, etc…). Si lo que estamos tratando de arreglar son las cuentas públicas españolas (y hay que arreglarlas), hay que subir los ingresos, pero sobre todo bajar los gastos, y en el campo de los ingresos los tributos indirectos pueden presentarse como más adecuados, y algunos así lo consideramos. Otra cosa es que queramos y/o necesitemos potenciar la actividad económica, y para ello subir los impuestos no es la solución ni lo recomendable y por ello muestro mi desacuerdo, porque al reducido sector privado que queda le estás pidiendo todavía más esfuerzo para pagar recursos públicos en lugar de disponer de ellos para invertirlos en su actividad”.

-Los empresarios hoteleros reaccionaron contra esta medida. Sin embargo, el presidente del Gobierno regional, Paulino Rivero, fue contundente al responderles que los que han obtenido beneficios hasta ahora son los que deben contribuir ha lograr la estabilidad. ¿Qué opinan ustedes, los expertos, al respecto?

“Los expertos augurábamos que esta subida del IGIC se iba a producir y, de hecho, algunos ya decíamos que iba a ser de esta magnitud. Para que los ciudadanos lo entendamos, se dice que el IGIC ha subido dos puntos, es decir, vamos a pasar en el tipo general del 5 al 7 %. Pero que esos dos puntos no nos lleven a engaño y se vea como una escasa subida, eso es subir los impuestos en el 40 %, y eso sí me gustaría que quedara claro. Pero es que podemos ir a más. Ha subido el impuesto que grava el combustible y uno de ellos es el gasóleo, que se incrementa el 100 %, porque antes se gravaba con 10 céntimos y se va a empezar a gravar con 20 céntimos. ¿Y eso por qué se está haciendo?, ¿por una medida de potenciación de la actividad económica que está tremendamente mermada o es una medida de arreglar las cuentas públicas por la vía del ingreso de una administración que está hipertrofiada? Los hoteleros por tanto, tienen razón en sus reclamaciones, van ser menos competitivos y van a perder muchos recursos que invertidos en el sector, se aprovecharían mejor para todos que estando en manos del Gobierno”.

-¿Qué alternativas hay entonces desde su punto de vista?

“De alguna forma, lo que se tiene que hacer es adelgazar la administración pública que está sobredimensionada, de tal manera que en lugar de arreglar la ecuación tanto por la vía de los ingresos, lo arreglemos por la vía de los gastos. Nos suben los impuestos, pero seguimos viendo que tenemos los mismos ayuntamientos, los mismos cabildos, las mismas comunidades autónomas y eso no se adelgaza, lo que significa que se está haciendo caer el peso del ajuste en el ámbito privado. Se han visto demasiadas, a mi juicio, reducciones de sueldos al empleado público, pero no hemos visto la eliminación de cargos políticos, puestos de confianza, empresas públicas que compiten con el sector privado al que a su vez se le piden impuestos para poder subvencionarlas, etc… Esta es la base del problema”.

El experto en derecho tributario y financiero. / CRISTINA GONZÁLEZ

-A esto se suma que las previsiones en cifras de turistas para este año no son muy buenas debido a la subida de las tasas aeroportuarias…

“Una muestra clara de lo que le comento. Fíjese en el efecto de las tasas aeroportuarias, cuya subida se critica, y con razón, por el Gobierno. Pero yo he llegado a afirmar que es un discurso un tanto contradictorio, ya que por un lado critican mucho la subida de las tasas porque es un efecto perverso de cara a la competitividad del turismo al implicar una subida de costes para el sector, y al mismo tiempo les suben el IGIC que también les resta competitividad”.

-Hablamos de qué manera va a afectar la subida del IGIC a los empresarios, especialmente a las pymes. ¿Pero se verá reducida la confianza del consumidor?

“A las pymes les va a afectar por el lado de la demanda. Nos va a costar un 2 % más de IGIC o un 40 % más en impuestos. Va a ser más caro el producto y pensando en la elasticidad de la demanda, es decir, se va a seguir demandando lo mismo porque es tremendamente necesario. Eso no lo tenemos tan claro tampoco los economistas. Se verá reducida la confianza y la capacidad de compra de los consumidores. Si yo hoy por hoy tengo una renta media de 600 euros para hacer una compra y mañana me subes el coste de la misma, tengo menos capacidad de compra. Si yo tengo menos capacidad de compra, ¿qué tienen las empresas y las pymes? Menos capacidad de venta. Si tienen menos capacidad de venta, evidentemente tienen menos capacidad de generación de beneficios, menos capacidad de capitalizarse, menos capacidad de crecer y esto es una bola que nos lleva donde estamos. Por eso decía al principio que estamos al borde del colapso”.

-Mientras que las medidas que tanto el gobierno canario como el central están tomando son de tipo impositivo y para equilibrar el déficit, en Europa, por el contrario, ya se está hablando de que hay que apostar por el crecimiento. ¿Por qué?

“Por el colapso. Por el elevado porcentaje de paro. Por la destrucción del tejido productivo. Por el déficit público que, de no existir crecimiento económico, será difícil eliminar. Antes me refería a lo que ha señalado la Comisión de Asuntos Económicos sobre las medidas del gobierno español. Además también ha apuntado que están dispuestos a dar más plazo a España para cumplir los objetivos de déficit. Tiene que ver con lo anterior. Repito lo mismo. Hay que alentar la economía productiva y esto es incompatible con subir ingresos públicos por la vía de los impuestos. Al mismo tiempo reducir el elevado nivel de gasto público y con esto, en el medio plazo, valorar el efecto que produce en términos de déficit. No voy a augurar qué va a pasar en el futuro, no quiero caer en el error de muchos economistas que se identifican con futurólogos o adivinos. Pero sí afirmo que, en mi opinión, estas medidas, al menos, generarían eso que tanto se desea; confianza en nuestras posibilidades de salir de esta situación”.

-Por otra parte, los técnicos de hacienda apuestan más por aumentar el Impuesto de Sociedades en lugar del IVA y el IGIC. De hecho, hablan de beneficios mayores tanto para las comunidades autónomas como para el estado y además no se ahoga ni a los consumidores ni a los empresarios. ¿Podría ser una alternativa a válida?

“Pues la verdad es que habría que valorar los términos en que han efectuado el estudio los técnicos de hacienda. Cuáles son las hipótesis de análisis que han utilizado y si efectivamente han concluido que la imposición directa para las sociedades que en estos momentos están generando beneficios supone en términos de recaudación un mayor efecto que la imposición indirecta extendida para la práctica totalidad de la población. No estoy seguro que un 30 % de Impuesto sobre Sociedades suponga gran recaudación cuando las empresas lo que están obteniendo son pérdidas”.

“Habría que establecer un sistema que compense de verdad por estar en Canarias”

“En economía todo depende del contexto en el que nos movamos”. A juicio de José Ramón Barrera, esta máxima, aplicada al Archipiélago, significa que solo por el hecho de tener “una serie de desventajas respecto del territorio continental” se justifica “que los canarios tengamos un contexto fiscal diferente”.

Sin embargo, “hoy por hoy solo tenemos un Régimen Económico y Fiscal (REF) favorable si invertimos”, denuncia el experto, quien también es Máster en Asesoría Fiscal de Empresa por el Instituto de Empresa de Madrid.

Por ello, Barrera exige a los responsables políticos que en el proceso de reformulación de esta ley “se establezca un sistema que primero compense de verdad por estar en Canarias, y en segundo lugar, como añadido, nos premie si realizamos inversiones productivas”.

El experto en economía reivindica una reforma de los aspectos fiscales recogidos en el REF que se centre “en la situación actual de cara al largo plazo, de manera que cuando la crisis nos impacte, nos ayude a que nos impacte menos”. Así, José Ramón Barrera lanza una propuesta “agresiva” al pedir que en el sistema modificado se incorpore “un modelo para Canarias generalizado, para toda la población, al estilo del que tenemos para las empresas navieras, el Registro Especial de Buques”, lo que implicaría que “todo sería más barato en términos de impuestos”.

[apunte]

Soluciones ante la incertidumbre

En una situación de crisis, con los gobiernos adoptando medidas de austeridad, con recortes en el gasto y de subida de impuestos para equilibrar el déficit, una empresa como Assap ofrece “soluciones completamente integrales” a sus clientes “tanto en el ámbito jurídico como en el económico y financiero”. El socio del área de Servicios Fiscales y Legales, José Ramón Barrera, explica que esto se materializa “primero, con seguridad jurídica”, en base a que la quincena de profesionales que conforma la entidad “analiza en profundidad las normas que se publican y cuál es el alcance y la aplicación que tienen”. Por otra parte “tratamos de ser eficientes en la medida en que intentamos buscar determinados posicionamientos en cuanto a actuaciones que permitan un mayor aprovechamiento de beneficios” para los clientes. Creada a finales de 2011, Assap cuenta con una división especializada en Servicios Fiscales y Legales con Barrera al frente, otra centrada en Servicios de Auditoría, dirigida por David González, así como una Consultoría de Negocios, cuyo responsable es Roberto Morell. Esta empresa, ubicada en la céntrica calle La Rosa, ha priorizado dar oportunidades laborales a los nuevos talentos, para hacer de Assap “una marca nacida en Canarias pero con un modelo de prestación de servicios con carácter multinacional, basado en la excelencia”.

[/apunte]