san miguel >

Los alcaldes del Sur piden “cordura” para evitar movilizaciones en el turismo

El presidente del CEST, Miguel Galindo (centro), junto a los alcaldes y empresarios de la comarca. / N. DORTA

NICOLÁS DORTA | San Miguel

El Círculo de Empresarios del Sur (CEST) organizó ayer una reunión en el hotel San Blas con los alcaldes, desde Arico a Santiago del Teide, para abordar temas que, tras varios años, todavía figuran en la agenda de prioridades, como el anillo insular, el puerto de Granadilla o el aeropuerto, y se sumaron otros asuntos de más actualidad, como la preocupación por la subida del IGIC y la reciente movilización del miércoles del sector hostelero, que reunió a miles de personas en las calles de Playa de Las Américas, ante el bloqueo de la negociación en el convenio colectivo.

Al respecto, los alcaldes de Adeje y Arona, José Miguel Rodríguez Fraga y José Alberto González Reverón respectivamente, hicieron un llamamiento a la cordura, y a la responsabilidad de los manifestantes, aunque también pidieron un esfuerzo “común” para “que estos hechos no vuelvan a ocurrir”, indicó Fraga. El socialista, acompañado por sus homónimos aseguró que este golpe al sector “es una muy mala noticia”. “Que haya una conflictividad laboral para el turismo, el único que genera realmente riqueza en el Sur y en Canarias, no conviene, y menos en estos momentos”. “Deberíamos hacer un esfuerzo para que no se produjese un escenario de conflictividad laboral como el que hemos visto, pues también afecta al destino frente a nuestros competidores”, indicó el alcalde de Adeje.

Así, coincidió González Reverón con Fraga en que no es la situación adecuada para que los trabajadores y el sector se vean afectados de esta manera y apeló a la responsabilidad de los hosteleros y de los grupos sindicales “para evitar este tipo de huelgas o manifestaciones”. Asimismo, el alcalde de San Miguel, Valentín González, habló de los efectos colaterales “que se pueden producir”, empeorando la situación de desempleo en Canarias. “Nos estamos jugando mucho”, dijo.

Consenso razonable

Por su parte, Miguel Ángel Galindo, presidente del CEST, destacó la importancia de estos encuentros para llegar a consensos razonables sobre el presente y el futuro del Sur, y fijó su atención en que el sector privado y el público deben defender intereses comunes “para luchar por la comarca”, agregó.

Resaltó al CEST como una organización formada por unas 1.000 empresas, que pretende seguir siendo un exponente, dispuesta a continuar tendiendo puentes con la administración pública, para conseguir las mejoras que precisa la comarca, que pasan, a su juicio, por la generación de más empleo y la consecución de las infraestructuras pendientes.