POLÍTICA >

Los partidos AHI y NC escenifican sus discrepancias con Coalición

Los diputados en el Congreso Ana Oramas de CC y Pedro Quevedo de NC, en una imagen de archivo. / DA

DOMINGO NEGRÍN MORENO | Santa Cruz de Tenerife

Dos episodios a simple vista aislados han impactado en la línea de flotación de Coalición Canaria (CC) a dos semanas de su congreso nacional.

El pasado miércoles, la Agrupación Herreña Independiente (AHI) decidió suspender el acuerdo de integración de este partido en CC, firmado en 2002. Ayer, Nueva Canarias (NC) se desmarcaba de su socio en el Congreso tras una votación en la que Ana Oramas apoyó la reforma del sistema financiero.

Si bien CC y NC restan importancia al hecho en sí -no es la primera vez que esto ocurre-, ha llamado la atención no tanto la ausencia de Pedro Quevedo en el pleno del pasado jueves -por motivos “personales”- como la nota aclaratoria que NC difundió al día siguiente.

La formación fundada por Román Rodríguez tras su marcha de CC deja patentes sus discrepancias con las “políticas erróneas que generan más paro y pobreza”. Mientras, Oramas destacó la “coherencia” con su trayectoria en la Cámara. “No podemos permitir que caigan los bancos”, se justificó antes de recordar que ese mismo “sentido de Estado” la llevó a respaldar hace dos años la convalidación de un decreto que evitaba la intervención de España.

Quevedo y Oramas insistieron ayer en que el pacto para la convocatoria electoral de noviembre de 2011 distingue las cuestiones propiamente canarias de las de alcance nacional. “La alianza está funcionando razonablemente bien”, resaltó el diputado de NC.
“Simplemente, hemos aplicado la libertad de voto establecida para determinados asuntos”, apostilló la política tinerfeña.

Sin embargo, la cercanía del congreso de CC le añade un plus de interés informativo. Este es un detalle que no pasa inadvertido en la órbita coalicionera. ¿Casualidad? “Hasta cierto punto”, comentaron fuentes nacionalistas. “No lo sé, creo que no tiene nada que ver con el congreso”, respondió Quevedo. “Nos asiste el derecho a discrepar”, arguyó.

Desde El Hierro, la secretaria insular de AHI, Belén Allende, advirtió de que, si no se reconduce la crisis, este partido abandonará los cargos que ocupa en el Ejecutivo regional (las direcciones generales del Tesoro y Política Financiera y la de Relaciones con América). Además, Javier Morales abandonaría el grupo nacionalista en el Parlamento canario y Narvay Quintero se desvincularía de CC en el Senado. No obstante, la expresidenta del Cabildo dejó una puerta abierta al entendimiento. Esa posibilidad depende, explicó Allende, de una reunión urgente entre la presidenta de CC, Claudina Morales, y AHI.

La también exdiputada autonómica sacó a colación los “problemas carenciales” de la estructura política-administrativa de Canarias y puso en valor la preferencia de AHI por un modelo federal en el que las islas primen sobre la región.

Entretanto, Paulino Rivero dedica sus esfuerzos a sus cometidos de presidente del Gobierno una vez que ha renunciado a responsabilidades orgánicas en CC. “Ya tengo bastante trabajo”, dijo ayer en unas declaraciones recogidas por Eugenia Paiz.