Los universitarios canarios pagan el 18% del coste de sus estudios

EFE | Barcelona / Madrid

Los universitarios españoles pagan, de media, entre el 19% y el 20% del coste de sus estudios, un nivel contributivo alto en comparación con otros países europeos y que refuta las cifras barajadas por los gobiernos, que lo sitúan en el 15%, según un informe del Observatorio del Sistema Universitario, con datos correspondiente al curso 2008-2009. Por autonomías, los estudiantes catalanes contribuían con el 15,19% el citado curso a la financiación de la actividad docente, sin considerar tasas, un porcentaje bajo frente a otros territorios, como Andalucía (20,91%), Asturias (21,66%), Baleares (24,65%), Castilla-León (20,15%), Extremadura (con el 29,92%), Madrid (22,71%) y Murcia (26%). En la franja baja estaban en el curso 2008-2009 también Aragón (18,11%), Canarias (con el 18,42%), Cantabria (16,17%), Comunidad Valenciana (16,76%), Galicia (18,91%), Navarra (18,47%), País Vasco (con el 17,02%) y La Rioja (17,11%).

No obstante, Cataluña es una de las comunidades más caras para los estudios de primer y segundo ciclo, para los de grado y, sobre todo, para los máster, que cuestan, de media, más de 1.400 euros, una cantidad que también superan en Castilla y León y Andalucía (1.700) y Madrid (1.500 ).

El informe del Observatorio del Sistema Universitario fue presentado ayer en la Universidad de Barcelona (UB) por parte de la coordinadora de este, la profesora de Matemática Aplicada de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC), Vera Sacristán, y el doctor en Salud pública por la John Hopkins University y profesor de la Universidad Pompeu Fabra (UPF), Joan Benach, además del rector de la UB, Dídac Ramírez.

Las conclusiones del informe se presentarán en la reunión extraordinaria que hoy celebra el Consejo de Universidades, en la que se abordará el incremento de precios de las tasas universitarias, contemplado en el Real Decreto Ley 14/2012 aprobado por el Gobierno del PP en abril. Los rectores expondrán al ministro de Educación, José Ignacio Wert, su disconformidad con el incremento importante de tasas de matrícula y por el método para fijar la dedicación docente del profesorado.