baloncesto > proceso de convergencia

Nadie quiere entender a nadie

JOSÉ ANTONIO FELIPE | Santa Cruz de Tenerife

Todos esperaban la reunión a cuatro bandas: Canarias, Tenerife, Cabildo y Fundación, que se produjo en el día de ayer como última esperanza para que existiera un mínimo de entendimiento, pero el acuerdo resultará imposible.

Sí es cierto que esta vez la entidad blanquiazul tomó parte en el encuentro representado por Víctoriano Rodríguez y Begoña Jiménez, pero los argumentos presentados por ambos fueron lo contrario de lo que se esperaba si se quería dar un giro negociador al proceso.

En una nota de prensa hecha pública minutos más tarde de que los representantes blanquiazules abandonaran la reunión, se explica que se debe “solicitar al Club Baloncesto Cantera Base 1939 Canarias la presentación de su estado contable, como dispone el propio convenio de convergencia, mediante reciente auditoría, siendo válida la realizada por la ACB en fechas pasadas, de la misma manera que el Tenerife Club de Baloncesto, SAD, ha aportado la suya”, algo que no se ha entendido desde el club aurinegro, toda vez que consideran que sus cuentas fueron hechas públicas en anteriores reuniones.

Además, se advirtió de que “lo que se persigue desde la sociedad anónima deportiva es que ésta sea viable económicamente afrontar la participación en una categoría superior como es la Adecco Oro, ya que a día de hoy no disponemos de fondos para afrontarla”. Eso, unido a la advertencia de que “es necesario conocer la situación del convenio de colaboración para la convergencia del baloncesto de élite de Tenerife, puesto que, en el caso de que se resolviera como extinguido, deberemos proceder a llevar a la entidad a cumplir con lo previsto en la ley para estos casos de empresas en dificultades económicas”.

La Corporación responde

Cuando los representantes del Tenerife se marcharon de la reunión, la Fundación, el CB Canarias y el propio Cabildo siguieron en la corporación insular.

El comunicado emitido por el Cabildo fue más contundente que el anterior hecho público la semana pasada. “El Tenerife Baloncesto, SAD, se ha negado a agilizar dichos trámites (en referencia a agilizar los trámites necesarios para la fusión), por lo que tanto el Cabildo como la Fundación de Baloncesto de Tenerife se han visto en la obligación de impulsar cuantas acciones jurídicas sean necesarias para lograr el objetivo mencionado en el punto anterior”.

El Cabildo insular quiso “lamentar la actitud entorpecedora de los representantes del Tenerife Baloncesto, quienes han dado muestras de su falta de colaboración y cooperación en todas las reuniones celebradas hasta el momento”, ya que “dichas acciones sólo han servido para dilatar inútilmente el proceso para la convergencia del baloncesto de la Isla y atentar contra los intereses del baloncesto de Tenerife”. La guerra, que nunca ha parado desde que se iniciara el proceso, no solo está servida, sino que parece recrudecerse por momentos.