tenerife >

Ofensiva contra el fuego

JESSICA MORENO | Santa Cruz de Tenerife

Como todos los años, el próximo 15 de junio se pondrá en marcha el Operativo Brifor de prevención y extinción de incendios, el cual permanecerá hasta el 15 de octubre, si no se produce ningún incidente que obligue a su prolongación. Pese a los recortes, el Cabildo de Tenerife ha mantenido este año el presupuesto económico para este fin, incluso se está estudiando la posibilidad de aumentar el número de brigadas. En concreto, este dispositivo cuenta con 311 personas, aunque la cifra podría ser de 318 si al final se decide una brigada más. La plantilla de refuerzo que se pone en marcha durante estos cuatro meses de mayor peligro para las zonas forestales está distribuida en diferentes áreas, como son la coordinación y vigilancia, extinción y apoyo. Además de este personal, en situaciones de gran incendio el Cabildo tinerfeño puede, también, movilizar para labores de apoyo y logística al resto del personal del departamento insular de Medio Ambiente.

Junto al Operativo Brifor, existen medios de extinción especializados cuya actuación puede desarrollarse en la isla de Tenerife, como los cinco helicópteros multifunción del Gobierno de Canarias, el helicóptero Kamov (Los Rodeos) y la Brif de Puntagorda del Ministerio de Medio Ambiente, los medios de autoprotección del Parque Nacional del Teide, el Consorcio de Bomberos de Tenerife y la Unidad Militar de Emergencia (UME). La estructura y cantidad de medios del sistema está diseñada para el despliegue masivo en la actuación de un gran incendio, que es la situación que de forma periódica produce mayores daños en los ecosistemas naturales de la Isla. Esto es una particularidad del operativo frente a los de otras zonas geográficas que están más diseñados para el control de numerosos incendios pequeños. A pesar de que este dispositivo se amplía en los meses de veranos, las brigadas Brifor están alerta todo el año y durante la época de menor peligro está cubierto con autobombas ligeras tipo disuasorio, unas unidades ligeras de prevención y vigilancia que desarrollan una importante labor en el tutelado de quemas agrícolas controladas.

En este sentido, la consejera insular de Medio Ambiente, Ana Lupe Mora, explicó a DIARIO DE AVISOS que “un año más el Operativo Brifor es prioritario para el Cabildo, por lo que se ha mantenido la partida presupuestaria y, de hecho, este año va a haber un repunte pequeño con respecto a 2011 en el incremento de efectivos”. Además, alabó al personal destinado a la lucha contra el fuego, al que calificó como “formado y experto”.

La Brifor dispone de moderno equipamiento. / DA

Indicadores

El peligro de incendio varía mucho dependiendo de la zona de la Isla de que se trate, de la época del año, del día de la semana, de las actividades de riesgo que se produzcan en el territorio y de las condiciones meteorológicas, teniendo establecidos índices o indicadores de peligro que se miden tres veces al día. El operativo se adapta a esas situaciones de riesgo para garantizar la máxima eficacia. Para ello, existen unos medios de primer ataque, dispuestos para intervenir ante cualquier emergencia y que, por lo tanto, no pueden desarrollar labores que les limiten esa capacidad de respuesta. El resto de medios, sin embargo, se encuentran realizando trabajos de mantenimiento de infraestructuras o entrenamientos con lo que no están disponibles para una actuación rápida.

En función del peligro de incendio se ponen más o menos medios de primer ataque, que se encargan de patrullar, tutelar las quemas agrícolas, preventivos en fuegos artificiales y otros eventos de riesgo, informar a los usuarios de zonas forestales, vigilar el cumplimiento de prohibiciones o limitaciones.

Cuando se tienen condiciones de tiempo sur todos los medios del operativo se establecen de primer ataque.

[apunte]

Los distintos medios

Aéreos
El Cabildo de Tenerife dispone de un helicóptero propio, que se incorpora a la campaña insular de prevención y extinción de incendios durante los meses de verano, y que tiene base en el municipio norteño de La Guancha. Además, se puede reforzar este dispositivo aéreo con los tres helicópteros del Ministerio de Medio Ambiente y los que pertenecen a la Dirección General de Seguridad y Emergencias del Gobierno Autónomo de Canarias.

Terrestres
El dispositivo terrestre del Cabildo tinerfeño antiincendios cuenta con vehículos disuasorios con capacidad para de 300 a 600 litros de agua, vehículos todoterreno con capacidad de 3.000 a 4.500 litros de agua, vehículos nodriza, vehículo del Puesto de Mando Avanzado, vehículos especiales de alta movilidad táctica, una autombomba modelo Unimog con capacidad para 2.800 litros de agua, una autobomba Iveco de capacidad 4.500 litros de agua y camiones autobomba y los vehículos de vigilancia y patrullaje pertenecientes al parque móvil del Parque Nacional del Teide.

Torres de vigilancia
La Isla de Tenerife dispone a lo largo y ancho de su geografía de un total de ocho torres de vigilancia forestal, ubicadas concretamente en los siguientes puntos estratégicos: Picachos (Arico), Los Topos (Vilaflor), Bolico (Buenavista del Norte), Arguazo (Güímar), El Gaitero (La Victoria de Acentejo), Chavao (Guía de Isora), San Juan (San Juan de la Rambla), La Quinta (Santa Úrsula) y un puesto móvil de vigilancia diurno.

[/apunte]