DEPORTES > BMX

Pedaleos de auténtico malabarista

ALEJANDRO SUAREZ-BMX
Alejandro Suárez, campeón absoluto de Tenerife de BMX (race), estudiante y aspirante al trono de la Comunidad Autónoma en la misma modalidad, el 23 de junio. / FRAN PALLERO

ROMÁN DELGADO | Santa Cruz de Tenerife

A Alejandro Suárez ya sólo le falta dormir con su bicicleta BMX al lado para demostrar con absoluto descaro que su principal amor es justo esa herramienta, la que hoy utiliza para la práctica del deporte y con la que hace pocas semanas consiguió ser campeón absoluto de la isla de Tenerife de BMX en race (carrera).

Suárez, integrado en el club T-Riders, es un lagunero que vive al lado del Parque de la Vega, el único lugar de Tenerife que tiene circuito homologado para la práctica de ese deporte. En este detalle descansa gran parte de su afición por la bicicleta: Suárez tenía cerquita de casa el espacio acotado en que podía exhibirse, volar con dos ruedas y sudar y disfrutar con emociones que producen tremendos subidones de adrenalina. “La adrenalina”, dice el joven Alejandro Suárez, “es de las cosas que más me gustan en las carreras de BMX”. Y, tras decirlo, se observa, sin necesidad de verlo con los propios ojos, que es verdad lo que manifiesta. A Suárez se le cae la baba con su bicicleta y con sus éxitos, y se entiende que así sea. Se lo tiene bien merecido.

Alejandro Suárez nació en 1987 y desde los 10 años sabe lo que es montar en bicicleta de dos ruedas, bajita, rígida y ligera, y con un sillín al que el trasero no le cuesta mucho acostumbrarse porque, metidos en faena, es como si no estuviera.

Alejandro no es el único de su familia que ama el deporte de la bicicleta BMX. Tiene un hermano, Jorge, que muestra casi idéntica pasión por esta actividad; o sea, que esto se lleva en los genes de los Suárez.

El mayor de los hermanos, Alejandro, ya se prepara para optar al triunfo en el Campeonato Absoluto de Canarias del 23 de junio, que se celebrará en La Laguna, donde está el único circuito legal de Canarias. Suárez disfruta con su BMX por “los saltos y los obstáculos, y por el trazado de las curvas”. Esto en la modalidad de race, en la que ahora tiene puesto todo el empeño (posee dos campeonatos absolutos de Tenerife, el de este año y otro de 2008), pese a que sus inicios, como él mismo reconoce, fueron en la modalidad free-riders. Suárez se alejó de esta faceta en 2006, y hoy piensa que, al menos hasta los 30 años, peleará con dureza para alcanzar los objetivos más altos: el primero, el 23 de junio. El lagunero, pese a su intensa actividad y el riesgo que asume en las pruebas, no ha tenido “caídas importantes”, pero sí tontas. Este deportista nato, que incluso baja a sus clases en el IES Virgen de la Candelaria, en Ofra, en bici, mira al frente con optimismo, con la idea de llegar a la selección canaria para así seguir pegado a este deporte, que es “muy completo y de riesgo”, en el que una buena salida, como en Fórmula 1, “es importantísima”. Suárez pide más apoyo público y un nuevo circuito olímpico. Pide poco.