POR DERECHO >

Pensión de viudedad > Marta Gómez Toledo

Tras el fallecimiento de un cónyuge o una pareja de hecho, surge el derecho del sobreviviente de obtener una pensión vitalicia de viudedad, siempre y cuando se cumplan los requisitos legales establecidos.

Esta pensión de viudedad en los últimos años ha estado sometida a importantes variaciones. En un primer momento la Ley 40/2007 únicamente permitía acceder a este tipo de pensión de viudedad a aquellos separados o divorciados que en el momento del fallecimiento estuvieran percibiendo la pensión compensatoria. Sin embargo, dicha medida fue flexibilizada por la Ley de Presupuestos para el año 2010. Así se les permitía acceder a este tipo de pensión a las víctimas de violencia de género, aunque no estuvieran percibiendo ningún tipo de pensión en el momento del fallecimiento del causante. Igualmente, se les permitía a todos aquellos divorciados antes del 1 de enero de 2008 acceder a este tipo de pensión, aunque no estuvieran percibiendo pensión compensatoria, siempre y cuando se den estos requisitos: que medie un mínimo de diez años entre el divorcio y el fallecimiento, que el matrimonio hubiera durado un mínimo de diez años y, además, que hubieran tenido hijos en común o que el/la solicitante tuviera más de cincuenta años.

Esta norma transitoria está pensada para divorcios anteriores al 1 de enero de 2008 y fallecimientos hasta el 31 de diciembre de 2009. En relación a las parejas que han convivido antes del matrimonio, una reciente sentencia del Tribunal Supremo ha venido a unificar la doctrina sobre los actuales requisitos para acceder a la pensión de viudedad, fijando que para la acreditación del periodo convivencial inmediatamente anterior a la celebración del matrimonio, a fin de computar los dos años exigidos para el caso de matrimonio, no se requiere una excesiva rigidez formal, sino que basta para su adveración con acudir a cualquiera de los medios probatorios admitidos en derecho. Se flexibiliza esta exigencia de los medios de prueba de la convivencia anterior al matrimonio. En caso de pareja de hecho, el solicitante debe acreditar una convivencia estable de al menos cinco años de forma ininterrumpida con el fallecido, y que durante el periodo de convivencia ningún componente de la pareja estuviera impedido para contraer matrimonio.

*Gómez Toledo Abogados-Hispajuris Área de Derecho Laboral | www.gomeztoledoabogados.com