prospecciones petrolíferas >

Repsol prevé realizar sondeos exploratorios dentro de dos años

BUQUE PLATAFORMA STENA DRILLMAX
Imagen de archivo del buque plataforma 'Stena DrillMax', un navío sonda con las características del que Repsol pretende utilizar en Canarias. / DA

DOMINGO NEGRÍN MORENO | Santa Cruz de Tenerife

Los dos autos emitidos estos días por el Tribunal Supremo no alteran el ritmo de los planes que Repsol tiene en Canarias, de manera que la compañía espera realizar, a partir de 2014, hasta dos sondeos exploratorios para averiguar si en aguas cercanas a Lanzarote y Fuerteventura existe hidrocarburo en cantidad y en calidad suficiente como para ser extraído en una posterior fase, alrededor de 2020.

Fuentes de la compañía aclararon ayer que, aunque el consorcio formado por Repsol, Woodside Energy Iberia y RWE Dea AG) quisiera, no podría perforar antes de dos años. Ese es el tiempo que tardará en conocerse el impacto medioambiental.

Eso significa que sigue siendo válida la fecha de mayo de 2014 como la más probable para el inicio de las prospecciones. Casualmente, y en previsión de un eventual conflicto de soberanía con Marruecos, el Gobierno ha desbloqueado el estudio científico con el que se intenta demostrar que la plataforma continental española va más allá de las actuales 200 millas desde la costa. El plazo para presentar el resultado ante la Convención de la ONU sobre Derecho del Mar concluirá el 11 de mayo de 2014.

El real decreto 547/2012, de 16 de marzo, convalida los permisos de investigación de hidrocarburos otorgados en 2001 y añade unos requisitos que no aligeran los trámites burocráticos.

Al final de esta etapa, que dura seis años, es cuando se realiza algún sondeo exploratorio -con una duración de entre dos y tres meses- antes de entrar en el proceso de desarrollo y producción.

Tras los trabajos de gabinete (gestiones en despachos) viene la campaña sísmica, que en Canarias se llevó a cabo entre 2002 y 2004. Esta ecografía del subsuelo marino permite detectar las estructuras susceptibles de albergar hidrocarburos.

La inversión comprometida es de 20 millones de euros. Esa es la cantidad mínima exigida para la perforación de al menos dos exploratorios de 3.500 metros de profundidad aproximada, así como para los análisis geológicos y geofísicos.

Según los cálculos de la multinacional, en un futuro todavía muy lejano se extraerían medio billón de barriles en 20 años a razón de 100.000 diarios procedentes de 20 pozos. Eso le costaría a Repsol 9.000 millones de euros.

Solo entonces, y no en la fase de investigación, se generarían de 3.000 a 5.000 empleos relacionados con varios sectores productivos del Archipiélago. Se necesitarán proveedores para casi todo, como electricistas, astilleros, tuberías, mantenimiento en general, barcos de apoyo, helicópteros, plazas hoteleras e incluso una gasificadora. Son “muy variadas” las actividades que se requieren para el desarrollo del proyecto.

“Los que decían que íbamos a llenar de plataformas de la noche a la mañana el horizonte de Puerto del Rosario y de Arrecife pueden estar muy tranquilos”, comentaron desde la petrolera.

La intención es utilizar un barco robotizado de posicionamiento dinámico de sexta generación, que es “como subirse a una videoconsola”. Este tipo de buque incorpora la característica de que nunca altera su posición pese al viento y a las corrientes marinas.

El Stena Drillmax es una embarcación sonda de tecnología vanguardista que Repsol usa como plataforma de exploración. Con una plantilla de 180 trabajadores, de unas 20 nacionalidades, es capaz de perforar en las peores condiciones: vientos de 100 kilómetros por hora, olas de 15 metros o temperaturas de menos 20 grados centígrados. Posee novedosos sistemas de seguridad para proteger tanto a las personas como a los equipos. Los expertos lo ponen como ejemplo de seguridad, tecnología, respeto por el medio ambiente y comodidad.

Construido en 2007 en Corea para Samsung, el Stena DrillMax I es un navío de 228 metros de eslora y 42 de manga valorado en 500 millones de euros. En concepto de alquiler y salarios, Repsol ha estado pagando un millón de euros al día.

[apunte]

Rivero insiste en que llegará hasta el final

Los servicios jurídicos informaron ayer de que el Gobierno canario va a recurrir en reposición los dos autos del Tribunal Supremo que tumban sus tesis contrarias a las prospecciones petrolíferas, con la posibilidad de llegar hasta el Constitucional. Queda pendiente el relativo al fondo del asunto: la legalidad del real decreto que autoriza la investigación para averiguar si hay crudo. Para eso, se está a la espera de recibir el correspondiente expediente administrativo. Los cabildos de Lanzarote y Fuerteventura también preparan acciones destinadas a reforzar su lucha.

El Ejecutivo de Paulino Rivero se ha propuesto librar una“dura batalla” en la que pretende implicar a las instituciones de la Unión Europea. La Comisión ya ha admitido a trámite una queja de las corporaciones insulares, en coordinación con organizaciones ecologistas y colectivos vecinales, que incide en la importancia biológica y geológica de la zona designada para las perforaciones. El escrito alerta del “elevado” riesgo para los espacios protegidos.

[/apunte]