tribunales >

Suárez Gil deberá ir a prisión por quebrantar la condena de alejamiento de su exmujer

EFE | Las Palmas

El empresario José Miguel Suárez Gil deberá ir de nuevo a la cárcel por orden del Juzgado de lo Penal número 4 de Las Palmas de Gran Canaria por quebrantar reiteradamente la condena de alejamiento de su exmujer, que le fue impuesta tras amenazarla con una pistola.

Según el auto, facilitado hoy a Efe, se revoca la suspensión de la ejecución de la pena de prisión que le fue impuesta el pasado 14 de septiembre de 2011 por un delito de amenazas y otro de coacciones, y se acuerda el “inmediato” cumplimiento de la pena privativa de libertad impuesta, si bien contra la resolución cabe recurso de reforma.

El conocido empresario grancanario, expresidente de la Cámara de Comercio de Las Palmas y exdiputado regional del PP, fue condenado a dos años de prisión, pero se acordó la suspensión de la pena con la condición de que no volviera a delinquir durante este periodo y de que se sometiera a tratamiento rehabilitador del programa de intervención terapéutica de hombres.

Además, el empresario también debía cumplir con la prohibición de aproximarse y comunicarse con la víctima, la abogada Josefina Navarrete, a menos de 500 metros por un periodo de 36 meses, todo ello bajo apercibimiento de revocación en caso de incumplimiento.

Tanto el incumplimiento de la pena de alejamiento, según las comunicaciones remitidas por el Centro Cometa encargado de su control, y las numerosas incidencias en el uso del dispositivo del brazalete por parte del condenado, dieron lugar a un informe por parte del Ministerio Fiscal solicitando la revocación del beneficio de suspensión y el cumplimiento de la pena privativa de libertad, acordada en este auto.

La revocación de este beneficio también había sido solicitado por la defensa de Navarrete por los innumerables incumplimientos de su exmarido, han indicado a Efe fuentes cercanas al caso.

En concreto, señala el auto, el Centro Cometa remitió desde el 29 de noviembre de 2011 hasta el 28 de mayo de 2011 “reiterados y numerosos incumplimientos” por parte del condenado, bien por situarse en la zona de exclusión o por separarse del brazalete.

Para el Ministerio Fiscal esta actuación del acusado supone un “incumplimiento grave y reiterado de la pena impuesta” y determina la revocación del beneficio en su día acordado.

Suárez Gil fue detenido el 4 de enero de 2011 después de que presuntamente amenazará y encañonara con una pistola a su esposa, la abogada penalista Josefina Navarrete, quien había acudido ese día en compañía de una amiga a la casa de Tafira Baja que ambos compartieron con el fin de retirar sus enseres personales, pues existían problemas en la relación de la pareja

El empresario estuvo ya en prisión preventiva durante trece días, entre el 6 y 19 de enero de 2011.