opinión >

Un congreso de verdad > Cristina Valido García

Este fin de semana Coalición Canaria celebra su V Congreso. En este importante y fundamental cónclave nos reuniremos un total de 1.098 compromisarios de todas las Islas, que analizaremos detenidamente las 704 enmiendas que se han presentado a las tres ponencias propuestas para esta ocasión: ideológica, política y modelo de partido. Además trabajaremos, también, en las ocho propuestas de resolución que los compañeros han remitido a la organización del Congreso en una muestra clara del considerable esfuerzo que se viene haciendo desde la base para la mejora y puesta a punto de nuestra, todavía, joven organización política.

Me gustaría compartir con los amables lectores, que se interesan por este tipo de acontecimientos, una serie de consideraciones que estimo de indudable valor testimonial y que evidencian -objetivamente- cómo se articulan en nuestra tierra unos partidos y otros. Coalición Canaria tomará las decisiones y propuestas que considere oportunas durante el transcurso de las jornadas de trabajo y en las comisiones que se constituyan al efecto durante la celebración del mismo Congreso; habrá que discutir, llegar a acuerdos, probablemente negociar, etc.; los partidos políticos que funcionan democráticamente operan de esta forma, no hay otra posible si las decisiones de presente y de futuro corresponden a sus afiliados, a las denominadas bases. Por poner un ejemplo sencillo; nadie puede aventurar quién será el próximo presidente de Coalición Canaria hasta el final del V Congreso. ¿Por qué?, pues porque lo eligen los afiliados en votación democrática.

Hace unas semanas pudimos comprobar, durante la celebración del XIII Congreso regional del Partido Popular en Canarias, cómo se hacen las cosas en la cocina de la organización política que gobierna España. Su presidente regional, el canario de raza sin complejos, en singular definición de la presidente insular tinerfeña, mi paisana Cristina Tavío, había decidido, por su cuenta y riesgo, que Asier Antona asumiera la secretaría regional del partido en Canarias.

Dicho y hecho. Para qué perder el tiempo en estériles discusiones con los afiliados, a quién le importa la opinión de los que sostienen el PP. En fin, ningún medio de comunicación equivocó el diagnóstico, el señor Antona fue proclamado por unanimidad en el cargo que le regaló el ministro Soria.

¿Ha trascendido alguna idea, de las allí debatidas, de mejora de la actual situación de Canarias? No. Este cónclave sirvió para entronizar a unos y dedicar no precisamente lisonjas a los nacionalistas canarios. Lo que se llama, permítanme la hilaridad, un congreso con contenido.

Fue un cónclave de los denominados popularmente de imagen, de cara a los medios informativos; allí no se debatió nada de nada; todo estaba atado y bien atado, como se apuntó con anterioridad. Estos detalles, entre otros, son los que diferencian a unos partidos de “otros” en nuestra tierra.

*Portavoz del grupo de CC en el Cabildo de Tenerife y vicepresidenta y consejera de Acción Social, Educación, Juventud, Igualdad, Cultura y Deportes