parque nacional del teide > aniversario de la declaración de la unesco

Un lustro en la cima más alta

El Teide es el parque nacional español con mayor número de turistas. / DA

JESSICA MORENO | Santa Cruz de Tenerife

La ciudad de Christchurch, en Nueva Zelanda, fue testigo tal día como hoy, hace justo cinco años, del nombramiento por la Unesco del Parque Nacional del Teide como Patrimonio Natural de la Humanidad. De esta manera, este organismo internacional reconoció este espacio protegido, y su estratovolcán de 3.781 metros de altura, como uno de los lugares más ricos y diversos de todo el mundo en sucesión de paisajes volcánicos y espectacularidad de valores naturales.

En este tiempo, el Teide ha acogido una gran cantidad de visitas, siendo el parque nacional español con mayor número de turistas -según un estudio realizado por Eroski Consumer y hecho público ayer– con más de 2,7 millones de personas el pasado año. Además, este reconocimiento ha supuesto un impulso a nivel internacional, colocándolo en primera línea. También el Teide ha sido el protagonista de la actualidad por otros factores, ya que hace algunos años fue escogido como plató natural para el rodaje de algunas escenas de la superproducción cinematográfica Furia de Titanes.

Del mismo modo, su gestión y competencias tampoco han pasado desapercibidas. Así, tras el traspaso de competencias desde el Gobierno estatal al Ejecutivo canario, este último en marzo de 2011 le dio el visto bueno al decreto que suponía ceder a los cabildos insulares que lo solicitaran la gestión de sus parques nacionales. Pese a la fecha, la materialización de este decreto aún no se ha efectuado en el caso del Parque Nacional del Teide, ya que fue el Cabildo tinerfeño el único que lo solicitó formalmente al Gobierno canario. Para ello, como ya adelantó DIARIO DE AVISOS en abril de este año, la causa parece ser el recurso presentado por un particular, al entender que esta medida no beneficiaba a los citados espacios naturales. El biólogo Carlos Silva fue el promotor de este recurso, que actualmente está a expensas de que resuelvan los tribunales. Así, asegura Silva que en este lustro “el Teide no se ha deteriorado, pero tampoco ha habido un avance importante”.

Al respecto, el presidente del Cabildo tinerfeño, Ricardo Melchior, indica que espera que esta tramitación se haga “en breve”, una vez se resuelva el recurso, “que parece no estar bien fundamentado”. Por otro lado, la actual viceconsejera regional de Medio Ambiente, Guacimara Medina, añade que en este apartado “no hay novedades” y que “la idea es trabajar de forma coordinada entre la Administración regional y la insular, para el buen funcionamiento de los parques nacionales”.

El inicio del expediente

La andadura comenzó su recorrido en 2002 con la meta en el reconocimiento como Patrimonio de la Humanidad. De hecho, la petición se formuló a instancias del Patronato del Teide -al que a su vez lo había sugerido el CIT de Santa Cruz- y fue impulsada por la comisión de parques nacionales, de la que formaban parte no solo autoridades regionales, sino también estatales. “El expediente estaba muy completo, trabajamos todos mucho, y contamos con el apoyo de muchas personalidades e instituciones, pero teníamos la duda de que finalmente se concediera el reconocimiento, no por la calidad del documento sino porque en Canarias ya había otro Parque Nacional declarado Patrimonio de la Humanidad(Garajonay) y además, porque competíamos con otros enclaves muy importantes”, asegura la entonces viceconsejera de Medio Ambiente, Milagros Luis. Asimismo, explica, los elementos que se valoraron en la 31 sesión de la Unesco fueron la geomorfología volcánica, el hecho de ser un ecosistema natural de altura y su cielo, al igual que poder contar con el Observatorio de Izaña.

“Esta declaración ha supuesto un gran prestigio y un posicionamiento en el mundo, además de una garantía más para su protección y gestión”, añade Luis Brito. En esta misma línea se muestra también el director adjunto del Parque Nacional, José Luis de la Rosa, quien matiza que aunque el marco legislativo para este espacio natural ya existía, el reconocimiento internacional “ha supuesto mucho apoyo y un mayor compromiso y responsabilidad de la sociedad por conservar y mejorar el Teide”. En cuanto a otro tipo de repercusiones, insiste en que el número de visitantes no ha aumentado en estos cinco años y reconoce que con la crisis económica se ha mermado un poco el presupuesto destinado a los recursos del parque. Por último, asevera que en este lustro se han remitido a la Unesco los informes pertinentes y “no ha habido señal ni peligro de que se pueda retirar el reconocimiento de Patrimonio Natural de la Humanidad”.

En este sentido, el presidente del Cabildo de Tenerife explica que el momento en el que se confirmó la declaración lo recuerda “con mucha ilusión” y destaca, sobre todo, la “unión que existía en todos los implicados, administraciones y la sociedad. Insiste en que se trata del volcán “científicamente más estudiado y que más vidas ha salvado al ser un punto estratégico en el Atlántico”. Además, la actual viceconsejera de Medio Ambiente hace hincapié en la necesidad de seguir fomentando la concienciación ciudadana para la conservación del parque, por lo que se vienen realizando numerosas actividades en este sentido.