medio ambiente >

Usar bolsas de papel ahorra en CO2 tanto como agua y calefacción de 46.000 euros

EUROPA PRESS | Madrid

La apuesta de los comercios españoles por la bolsa de papel supone 78.000 kilos de CO2 menos en la atmósfera, un ahorro equivalente a las emisiones anuales de calefacción y agua caliente de 46.000 hogares, según labolsadepapel, campaña que une a fabricantes de papel y de bolsas de papel.

En este sentido, los 2.050 millones de bolsas de papel con asa y sin asa que se utilizan al año en España contribuyen a la lucha contra el cambio climático almacenando 78.000 toneladas de CO2, que los árboles absorben el CO2 de la atmósfera para alimentarse y crecer.

Los árboles que se plantan y cultivan en las plantaciones que se utilizan para la fabricación de bolsas de papel, al ser especies de rápido crecimiento como el pino y el eucalipto son los que más CO2 absorben. Estas plantaciones para papel se rejuvenecen además periódicamente con las talas de aprovechamiento y la consiguiente regeneración y replantación.

Los cultivos de madera a partir de la que se fabrica el papel son por lo tanto “grandes sumideros de CO2 que ayudan a frenar el cambio climático ya que el carbono almacenado en las plantaciones permanece en los productos papeleros como las bolsas de papel”. De este modo, la contribución al freno del cambio climático de la bolsa de papel “se ve reforzada no sólo por el almacenamiento de CO2, sino también porque la producción de bolsas de papel presenta una huella negativa de carbono” (según estudio realizado por Ivl Swedish Environment Research Institute para Billerud Ab).

En concreto, el 35 por ciento del total de las bolsas del comercio en España son ya de papel, cifra que es superior en los comercios de ropa, textil y confección, donde son ampliamente mayoritarias (el 70 por ciento de las bolsas utilizadas son de papel). La bolsa de papel “contribuye a la lucha contra el cambio climático y es natural, renovable, reciclable y biodegradable”.