palestina >

Al Yazira revela que Arafat pudo ser envenenado con polonio-210

Imagen de archivo del expresidente de la Autoridad Palestina Yasser Arafat, fallecido en 2004. | DA

EUROPA PRESS | Jerusalén

El fallecido líder palestino Yasir Arafat pudo ser envenenado con polonio-210, según ha revelado la cadena Al Yazira, que cita la investigación de un instituto suizo que ha encontrado la presencia de dicho material en las pertenencias de Arafat ocho años después de su muerte.

El presidente de la Autoridad Palestina, Yasir Arafat, falleció en noviembre de 2004 en París a los 75 años de edad, tras varios días ingresado. Arafat fue el fundador del movimiento Al Fatá, que se uniría a la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) y más tarde se convertiría en partido.

Líder de las guerrillas palestinas y considerado por los grupos más radicales como un traidor tras aceptar en la década de 1970 la existencia de Israel, fue el líder palestino en los Acuerdos de Madrid y de Oslo de los noventa, la opción más clara de paz a la que estuvieron a punto de llegar Israel y los territorios palestinos en 60 años de conflicto.

Ocho años después de su muerte, se desconoce la verdadera causa de la muerte de Arafat, aunque los medios entonces hablaron de una enfermedad relacionada con el riñón o de cáncer.

Según Al Yazira, que cita a François Bochud, médico del Instituto de Radiofísica de Lausana (Suiza), las pertenencias del líder palestino tenían “altos índices” de polonio-210.

El instituto analizó el cepillo de dientes, la ropa e incluso el característico pañuelo de Arafat gracias a que la viuda, Suha Arafat, entregó dichas pertenencias a la cadena de televisión y el organismo pudo analizarlos.

La institución ha señalado que más de ocho años después de su fallecimiento, apenas debería haber trazas de dicho compuesto en las pertenencias de Arafat, lo que significa que la dosis dada tuvo que ser muy abundante para que hoy en día siga habiendo restos.

Además, el organismo ha asegurado que la presencia de polonio-210 en las pertenencias no procede de la existencia de dicho compuesto en la naturaleza, sino que se debe a una contaminación provocada.

Los medios de comunicación especularon entonces que tras el fallecimiento de Arafat podría estar el Mossad, el servicio de Inteligencia exterior israelí.