CD TENERIFE> LA entrevista

Álvaro Cervera: “Mi equipo no será ni ofensivo ni defensivo: será práctico”

Álvaro Cervera, entrenador del CD Tenerife. | FRAN PALLERO

MARTÍN-TRAVIESO | Santa Cruz de Tenerife

Álvaro Cervera Díaz (Santa Isabel, Guinea Ecuatorial, 20 de septiembre de 1965) regresa a la Isla que le vio nacer como futbolista para hacerse cargo del proyecto deportivo blanquiazul más importante de los últimos años.

-Ya ha echado a andar el Tenerife 12/13. ¿Será tan austero como parece desde fuera?

“El Tenerife siempre tiene que aspirar a lo máximo y más si está en Segunda B. Es cierto que el presupuesto será menos, debido a que se van a bajar las cantidades del año pasado, por lo que normalmente cuando hay menos dinero tienes que fichar lo que puedes, no lo que quieres. A pesar de eso, no vamos a dejar de pensar que vamos a estar arriba y aspirar a lo máximo. La parte económica es importante y en el fútbol no iba a ser menos, pero insisto en que el Tenerife en Segunda B solo puede aspirar a lo más alto, por lo que intentaremos hacer el mejor equipo posible. El dinero no debe ser una excusa para nosotros”.

-Tras el varapalo que se llevó la afición por ver que su equipo no regresó a Segunda División, ¿teme que el equipo camine sin el respaldo de la grada?

“Creo que la afición del Tenerife tiene una cosa ganada y es que es muy fiel a su equipo. Lo que hay que ganarse es que cada día vaya más gente al estadio y que crea en el equipo. Yo no tengo dudas de la afición. Tendría dudas a lo mejor por el tema económico, pero la afición no es un problema. Uno de nuestros objetivos también es lograr que la gente se sienta cómoda con su equipo”.

-Usted no parece tener dudas con respecto al proyecto económico. Si las hubiese tenido entiendo que no hubiese venido a Tenerife. ¿Cómo es que se decanta por aceptar la propuesta blanquiazul?

“Simplemente porque se trata del Tenerife. Cuando hablé con mi representante sabíamos que lo de Primera había salido mal, entonces no íbamos a tener cabida en esa categoría. En Segunda podríamos tenerla, si no es ahora hubiese sido durante el año y de Segunda B solo hubiese cogido el Tenerife. No es arrogancia, solo es que hay que intentar mejorar y quería entrenar en Segunda”.

-¿No lo ve por lo tanto como un paso atrás en su carrera?

“Ni un paso atrás, ni un paso adelante. Es simplemente un paso más. Eso lo dirá el tiempo. Si consigo cosas buenas con el Tenerife, será un salto. En cambio, si sucede lo contrario, también el Tenerife tiene repercusión negativa. Ahora es positivo, pero para mi carrera lo sabré con el tiempo”.

-En la sala de prensa, cuando lo presentaron, no quedó claro si su Tenerife será defensivo u ofensivo.

“Al respecto se dicen muchas cosas y no se explican bien. Ni siquiera nosotros lo sabemos explicar bien. Voy a poner un ejemplo: si tuviera que pagar por ver un equipo en la tele, pagaría por ver al Barcelona, pero si tuviese que apostar por un equipo que va a ganar la Liga, apostaría por el Madrid. Esa es la diferencia. ¿Qué es lo que se quiere, jugar bien o estar lo más arriba posible? Lo mejor es jugar bien y estar arriba, pero jugar bien no significa jugar bonito. Voy a intentar que mi equipo juegue bien y eso significa que procuraré que sepa atacar bien, que defienda bien y que no dependa del contrario. Unos días se podrá hacer una ‘meona’ y otros días no. Si nosotros jugamos bonito, llenaremos el campo dos días, pero si ganamos, cada día irá más gente al campo. Mi equipo no es ni defensivo ni ofensivo, pero es verdad que me gusta que defiendan bien y eso parece que es peyorativo. En cualquier otro deporte esta circunstancia es normal y lógica, pero en el fútbol resulta peyorativo. Prefiero un equipo que tenga recursos para afrontar cualquier circunstancia del partido”.

Para Cervera, uno de nuestros objetivos es lograr que la gente se sienta cómoda con su equipo. | FRAN PALLERO

-Es decir, que busca un equipo que sea práctico.

“Sí. En Primera hay cuatro o cinco equipos que juegan bien. En Segunda ya son menos y en Segunda B habrá todavía menos, pero eso no quiere decir que no se pueda. No obstante hay que ser prácticos y nosotros tenemos una obligación. Tenemos un campo en el que no podemos jugar mal y ganar. Eso es imposible en un estadio en el que los contrarios se van a cerrar y las dimensiones del terreno de juego son grandes. Luego habrá que ir a sitios en los que se tendrá que ser más prácticos. Eso lo sabemos y eso lo tenemos que trabajar”.

-¿Le gustaría que para cuando empiece la pretemporada tuviese a su disposición a la mayoría del plantel?

“No es algo que me preocupe. Por la experiencia que tengo, la guinda te suele salir al final. Si ahora tienes mucha prisa te puedes arrepentir, ya que luego aparecen jugadores de Segunda que tienen que venir a equipos como el nuestro. Por eso no estoy preocupado. Por lo que sí estoy ansioso es por ver a la gente de la casa. Lo que será importante es que los que tengan que venir apuntalen el grupo y ayuden a los jóvenes”.

-Este año parece que la Segunda B arrancará el 26 de agosto, una semana más tarde que los equipos de las categorías de Primera y Segunda. ¿Esa semana extra también resultará determinante a la hora de aumentar el nivel del grupo con jugadores de alguna categoría superior?

“Sí, es verdad, pero no me gustaría esperar tanto. En la última semana nosotros ya llevaremos seis semanas de trabajo y no podemos pretender que uno que acaba de llegar juegue el domingo. No creo que eso sea bueno para nadie. Es cierto que te puedes encontrar con un jugador destacado, pero para los últimos 15 días ya tiene que estar todo bastante solucionado”.

-Antes nombraba ese proyecto de cantera. ¿Hablar tanto de este asunto no pude sobrecargar de presión y responsabilidad?

“El fútbol es presión. El que sabe manejarla es el que llega, pero no le vamos a poner ninguna presión a los de casa. A ellos vamos a ir poniéndolos, pero arropados por gente veterana y que sepa jugar en equipos de arriba. Ellos son los que tienen que ayudar a los inexpertos”.

[apunte]

Regresar, su obsesión

Con 15 años decidió dejar atrás a su familia. Quería ser futbolista profesional. Ganarse la vida con un balón en los pies. Lo logró, pero no en Tenerife. Tuvo que emigrar para progresar, lo mismo que han hecho tantos y tantos futbolistas canarios. No obstante, a pesar de que aquí no le dieron las suficientes oportunidades, siempre tuvo la idea de regresar algún día. Ahora su amigo Quique Medina le ha brindado esa posibilidad. “Yo empecé en el Alegría y acabé jugando en el Tenerife. Yo quería ser futbolista y me pasó lo que pasa actualmente a muchos. Me di cuenta de que aquí no había salida y me fui a Cantabria. Me salió bien. Luego tuve alguna oportunidad de regresar cuando era jugador, pero no salió adelante. Siempre pensé que algún día volvería y ahora tengo esa suerte”, asegura confiado.

[/apunte]