kickboxing > it’s showtime arona

Canarias sorprende al mundo

Zeben Díaz poniendo en aprietos a Andy Souwer, Moisés Ruibal venciendo ante Amir Zeyada, Máximo Suárez dando la cara ante Murthel Groenhart, Jonay Risco que pudo con Rafa del Toro y Javier ‘El Tigre’ Hernández que perdió ante el japonés Masahiro Yamamoto. | SERGIO MÉNDEZ


JUAN S. SÁNCHEZ | Santa Cruz de Tenerife

La resaca de la segunda velada de It’s Showtime en Tenerife es bastante más dulce que la del primer evento. Esta vez los canarios sí demostraron estar a la altura de los mejores fajadores del mundo. Moisés Ruibal con su triunfo ante Amir Zeyada; Zeben Díaz perdiendo pero poniendo en aprietos a Andy Souwer y Máximo Suárez dando la cara ante Murthel Groenhart se llevaron los elogios de los especialistas internacionales que siguieron la velada. El It’s Showtime sirvió para dejar bien claro que las distancias se siguen reduciendo. Moisés Ruibal, con los ligamentos de su rodilla derecha rotos, consiguió un triunfo inolvidable ante Amir Zeyada en la revancha de la pelea en la que el gallego se lastimó la articulación, allá por el mes de noviembre. “La pierna me ha respondido bien, estaba seguro de que podía ganarle aunque Zeyada es el mejor en este peso”, señalaba tras el duelo un Ruibal que llevó a cabo una estrategia perfecta que le dio ventaja en los dos primeros asaltos.

Para Zeben Díaz hubo consuelo. Cayó derrotado ante Andy Souwer, el número dos del mundo dentro de los pesos medianos después de otro viejo conocido del chicharrero, Giorgio Petrosyan. Su valentía en el primer asalto puso a prueba la capacidad de encaje de un Souwer que tuvo que sacar lo mejor de su repertorio para darle la vuelta a un combate que bien pudo haber acabado con un asalto extra.

“Di todo lo que tenía sobre el ring, pero Souwer es muy fuerte, mete mucho ritmo a las peleas, va de menos a más y trabaja mucho con las rodillas”, explicó en los vestuarios un Zeben que acabó con sendos cortes en sus párpados. “Me encontré muy bien, muy a gusto allí encima. Disfruté más que nunca”. La otra gran sensación de la velada fue el grancanario Máximo Suárez. El Gladiador volvió a responder a su apodo guerreando contra un portento físico como Murthel Groenhart. “No se esperaba un rival así. Igual se confió algo porque hasta el entrenador me dijo que estaba asustado en la esquina”, afirmaba el portentoso fajador grancanario.

El pupilo de David Peña, arropado como siempre por el público tinerfeño, fue fiel a su estilo, dando la cara pese a la entidad de su contrincante que venció por decisión médica tras provocarle un corte en la frente a Suárez. “Es una pena que acabara así. Estaba bien y me dio mucho coraje y mucha impotencia no poder seguir porque estaba seguro de que en el tercer asalto iba a poder con él”, dijo El Gladiador que demostró su valentía tras acabar el combate. “Le pedí la revancha. Él no era el mismo en el segundo asalto y yo iba hacia arriba, esto no puede quedar así”.


Imagen tras fallar

Jonay Risco también dio su mejor imagen después de perder con Andy Ristie en noviembre y con Currito Martínez en Madrid. El púgil sureño venció a Rafa del Toro en un duelo en el que su buen trabajo en los dos asaltos iniciales fue definitivo. “Fui bastante superior en los dos primeros asaltos. Tenía muchas ganas de quitarme la espina y demostrar mi mejoría. La velada al aire libre fue espectacular pese al calor”, contó Risco al final.

La cruz del evento fue para Javier El Tigre Hernández que perdió su cinturón del It’s Showtime ante el japonés Masahiro Yamamoto.

“Me cogió de entrada en el hígado y lo acusé durante toda la pelea. Cada vez que me golpeaba ahí me hacía un daño tremendo”, aseguró el andaluz que tiene claro que su objetivo ahora es “buscar la revancha para recuperar el título”.

[apunte]

Los detalles

El gesto de Damián García. El fajador balear sustituyó al lesionado Loren Jorge y homenajeó al de El Ortigal saliendo al ring con la música habitual del tinerfeño.

La silla de Lashenko. El ucraniano despachó a Damián, pero fuera del ring cayó a la lona. La silla que ocupó no resistió sus 119 kilos de peso y Lashenko se fue al suelo.

Reconocimientos. La organización agradeció el apoyo recibido por el Ayuntamiento de Arona, la TelevisiónCanaria y el Cabildo entregándoles un detalle.

Currito se llevó lo peor. El bravo púgil catalán David Currito Martínez sólo estuvo 40 segundos sobre el ring. Andy Ristie le rompió una costilla de un rodillazo.

Máximo, siete puntos. Murthel Groenhart venció al grancanario Máximo Suárez por decisión médica. El Gladiador se llevó siete puntos de recuerdo en la frente.

A la altura. No sólo los púgiles canarios estuvieron al nivel de los grandes. La organización de la velada también. Todo salió a la perfección. Ojalá se pueda repetir.

[/apunte]