voleibol > la crisis no da tregua

Del cielo al infierno

Hace solo tres año, el Aguere fue campeón de la Superliga Femenina. | DA

SUSANA NASSER | Santa Cruz de Tenerife

CV Tenerife, CV Cuesta Piedra, CV Jamper Aguere y CV Arona Tenerife Sur, tocaron el cielo del voleibol profesional luciendo espectaculares resultados y sellando temporadas históricas, llevando el nombre de la Isla a lo más alto hace solo tres años y generando un auténtico boom por este deporte. Sin embargo, en los últimos tiempos estos clubes han experimentado una caída en picado obligando, por ejemplo, al club más laureado de España, el CV Tenerife a su retirada en julio de 2011. El resto de entidades tinerfeñas se encuentran ahora en situación crítica.

A la espera del dinero

Tanto Cuesta Piedra, como Jamper Aguere, campeón de la Superliga Femenina en la temporada 2009-10, se han inscrito para competir en la máxima división nacional la próxima campaña a falta de reunir un total de 3.500 euros exigidos para participar en la misma. El documento fue enviado, pero el dinero no se ha logrado conseguir. La Real Federación Española de Voleibol (RFEV) , que dio plazo hasta el viernes pasado para presentar renuncias formales, dará a conocer hoy la fecha definitiva para abonar la cantidad necesaria toda vez que ha decidido conceder una prórroga a todos los clubes para que su máxima competición no corra peligro. En caso de no obtener el dinero correspondiente, ambos clubes serían sancionados con el descenso de dos categorías.

“Todos nos creíamos ricos y en cada club había 7 u 8 extranjeras. Era una locura. Ahora hay que volver a los tiempos de antaño, con uno o dos fichajes de fuera como mucho”, reconoce José Antonio Rodríguez, tesorero del CV Cuesta Piedra.

El Sur existe

Por su parte, el CV Arona Tenerife Sur, dirigido por Jaime Fernández Barros, no atraviesa un momento mucho mejor. El que fuera campeón de la Copa del Rey en 2004, de la Supercopa de España en 2005, subcampeón de la Superliga masculina en 2003 y campeón de la Superliga 2 en 2001, corre también el peligro de dejar de existir.

Su técnico y presidente, Jaime Fernández Barros apostó por el voleibol en el Sur con el objetivo de generar una salida para los jóvenes valores de la zona y resucitar este deporte. El año pasado, cuando en categoría masculina habían descendido a la Superliga 2, creó un equipo femenino que militaría en Liga FEV, era un proyecto ambicioso que llegó en muy mal momento.

Fernández Barros logró sacar a muy buenos jugadores de Tenerife, como el caso de Fran Rodríguez, y también consiguió que por la Isla se disfrutara de jugadores como Koskie o Cáceres, todo un lujo. Ahora, cansado de la indiferencia de las instituciones, el gijonés baraja muy seriamente la opción de abandonar.

Abocados a la base

La solución pasa por reducir costes y para ello lo mejor es la cantera. El glorioso CV Tenerife tuvo que ceder ante las numerosas deudas que lo ahogaban debido, fundamentalmente, a los incumplimientos de algunos patrocinadores privados. Zoraida Lorenzo, expresidente, llegó a avalar con su patrimonio personal hasta que la situación resultó insostenible.

Del Tenerife surge el CV Haris, un conjunto eminentemente de cantera que intenta ir escalando poco a poco hasta poder reverdecer viejos laureles.