política> psoe

Delegados al congreso intentaron que Spínola sustituyera a Pérez

Francisco Hernández Spínola, José Miguel Pérez y Manuel Marcos Pérez, el triunvirato. | FRAN PALLERO

DOMINGO NEGRÍN MORENO | Santa Cruz de Tenerife

Francisco Hernández Spínola podría haber salido del congreso celebrado el pasado fin de semana en Adeje como secretario general del PSOE canario, tras una eventual renuncia de José Miguel Pérez por falta de apoyos suficientes para articular una dirección a su antojo o como consecuencia de un voto de castigo demasiado severo.

Si las paredes del centro de convenciones Magma hablaran, dirían que el descontento se diluyó como un azucarillo ante el déficit de valentía para agarrar el toro por los cuernos y la comodidad de los cargos que no estaban dispuestos a desmantelar su propio estado de bienestar.

“Spínola está bastante capacitado, pero no movió un dedo para revertir la situación”, se quejan amargamente los delegados que habían planeado una estrategia destinada a cambiar (“enderezar”) el rumbo del partido. “Es tan remolón que pretende que nosotros movamos la silla y le pongamos el sillón”. Lo cierto es que a este periódico no le consta que el consejero de Presidencia y ahora vicesecretario de Política Institucional y Economía del PSC-PSOE participara en alguna conspiración. “Se ha colocado en una posición de salida para la carrera electoral”, sugiere una fuente en alusión a las primarias para los próximos comicios autonómicos. Eso, si antes no hay un congreso extraordinario de los socialistas canarios.

El triunvirato lo completa el palmero Manuel Marcos Pérez, flamante vicesecretario de Asuntos Políticos y Comunicación. Por las razones que sean, José Miguel Pérez se ha rodeado de dos actores con la preparación idónea para protagonizar un papel estelar y dispuestos a escribir el guion de una película de autor.

“Lo que necesitamos es un psiquiatra ambulante”, bromeó una dirigente tinerfeña en los prolegómenos de las votaciones de las listas a los órganos regionales.

“Esto me recuerda a la historia de Viven”, comentó un compañero de otra isla en referencia al largometraje basado en el accidente del vuelo 571 de la Fuerza Aérea Uruguaya. “Nos estamos comiendo unos a otros”, ilustró.

Voces de la organización del PSOE en Tenerife trasladan la impresión de que han sido “humillados” por Pérez. “Nos ha ninguneado a pesar de que éramos la delegación más numerosa y la que le sacó las castañas del fuego para que no se quemara en el caldero de la gestión”, denuncian. “No aceptó ninguna de nuestras propuestas. Cocinó un pastel con los ingredientes que le vinieron en gana”. Y advierten: “Esto no se va a quedar así”.