Detenida médica del palacio presidencial por presunta revelación de secreto

EFE | Caracas

Una médica del palacio presidencial de Venezuela fue detenida hoy por haber revelado, presuntamente, “secretos políticos o militares concernientes a la seguridad” del Estado, una medida que su defensa rechazó por basarse en un “expediente hueco” y por convertir a la doctora en “presa política”.

De acuerdo a un comunicado de la Fiscalía, un tribunal de Caracas ratificó hoy la detención de Ana María Abreu de San Miguel -médica de 51 años y trabajadora desde hace 12 años en la sede de Gobierno- por, presuntamente, “estar vinculada con la difusión de información reservada” entre 2010 y 2012, sin dar detalles de esa información.

Según explicó a Efe la abogada de la doctora, Theresly Malave, las investigaciones del Ministerio Público se iniciaron a petición de la Guardia Presidencial, quien acusó a la doctora, integrante de la oficina de Bienestar Social del palacio, de esas supuestas revelaciones.

Malave aseguró que el expediente en el que se sustenta la Fiscalía es “absolutamente hueco” porque no especifica “qué información se manejaba, ni bajo quién estaba en resguardo, ni qué peligro ocasionó”.

Puntualizó que el expediente “nunca ha hecho alusión a la salud del presidente, Hugo Chávez”.

“Es que la salud del presidente no puede ser un secreto de Estado, ni siquiera se hace mención al presidente”, indicó.

Según Malave, la acusación está relacionada sobre todo con “las Fuerzas Armadas y con el país”.

Desde que le fue detectado un tumor en junio de 2011, Chávez no ha desvelado qué tipo de cáncer padece ni el alcance de su enfermedad por la que ha pasado tres veces por el quirófano y se ha sometido a quimio y radioterapia.

La abogada asegura que Abreu no atiende a empleados del palacio presidencial ni tiene información sobre la salud del presidente, sino que su trabajo consiste en atender a los refugiados por las lluvias que azotaron el país en 2010 y que fueron adscritos a la sede de Gobierno.

Subrayó, además, la suspicacia con la que la defensa observa el hecho de que la doctora haya sido recluida en la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), en vez de en una prisión común.

“Allá permanecen única y exclusivamente los presos políticos”, dijo Malave al resaltar que en el Sebin se encuentran presos como el presunto narcotraficante Walid Makled o el guerrillero colombiano “Julián Conrado”.

La abogada consideró que Abreu es una “nueva presa política de este régimen” y está siendo “víctima del manejo de la justicia con antojo político” que, a su entender, existe en Venezuela.

“Se utiliza el sistema de justicia para dar castigos ejemplarizantes, para una demostración de fuerza por parte del Estado”, dijo Malave.

La letrada destacó también el vínculo familiar que Abreu tiene con la activista venezolana Rocío San Miguel, que dirige la ONG Control Ciudadano de vigilancia del estamento militar en el país.

“Esto es un montaje, porque lo que están buscando es complicar a Rocío San Miguel de alguna manera”, manifestó a Efe el otro abogado de Abreu, Carlos Nieto.

Abreu fue detenida el pasado viernes en su casa, en el oeste de Caracas, y llevada a la sede del Sebin después de que el Tribunal 13 de Control acordara una orden de allanamiento y aprehensión solicitada por el Ministerio Público el día anterior.

Según la Fiscalía, la médica fue sancionada por supuestamente haber violado el artículo 134 del Código Penal que establece penas de entre siete y diez años de prisión a quien “indebidamente y con perjuicio de la República, haya revelado los secretos políticos o militares concernientes a la seguridad de Venezuela”.