fuencaliente >

El Ayuntamiento puede salir de la recesión sin recortes

Víctor Gómez, a la derecha, junto al alcalde de Fuencaliente. / DA

EUGENIA PAIZ |Fuencaliente

Bajo la alargada sombra de la amenazante modificación de la Ley de Régimen Local, que cuestiona la existencia de ayuntamientos como el de Fuencaliente, con 1.905 habitantes y nueve concejales, de los que están liberados tres mientras otro tiene dedicación parcial, con una nómina de poco más de 400 euros, este pequeño consistorio acaba de conseguir el visto bueno del Ministerio de Economía para un Plan de Ajuste Económico en un horizonte de 10 años con el que se garantiza no subir los impuestos municipales y mantener todos los servicios públicos.

Entre las singularidades de Fuencaliente radica la inexistencia de deudas con entidades como el Consejo Insular de Aguas, la Reserva Mundial de la Biosfera La Palma o el Consorcio Insular de Servicios, frente a la delicada situación de otros ayuntamientos palmeros.


Creíble y sostenido

Su Plan de Ajuste es defendido por los responsables municipales, en un pacto entre nacionalistas y socialistas, como “realista, creíble y sostenido en el tiempo”. Todo eso sin aumentar la presión fiscal en servicios básicos como la guardería, la ayuda a domicilio, la basura, la teleasistencia, el agua o el cementerio, entre otros, mientras logra mantener los salarios de la plantilla municipal y prevé este mismo año los primeros ingresos del convenio urbanístico con la empresa Val-14, que asumirá la construcción del campo de golf de la localidad y que inyectará, en el plazo de dos años, una “importante suma” de varios pagos de los que “el primero asciende a 275.000 euros”.

El edil de Hacienda, Nuevas Tecnologías, Educación, Deportes y Régimen Interior, Víctor Gómez (CC), detalló que los ingresos crecerán en virtud de este acuerdo, pero también “gracias al aumento de la recaudación en materia de construcción con la casi inmediata aprobación del Plan General y el aumento de la potencia del parque eólico de la localidad”.

El parque eólico, que pasará de una potencia actual de 1,5 a 2,7 kilovatios, está gestionado por la sociedad constituida entre el Consistorio y Endesa por la que los primeros ingresarán, en el reparto de beneficios anual y asumiendo parte de la amortización de la inversión en materia energética, otros 150.000 euros anuales.

Los esfuerzos por mantener la plantilla y evitar la inhóspita senda de los sistemáticos recortes por la mayoría de las administraciones públicas llaman la atención en esta pequeña localidad, en la que “se mira hasta el último céntimo para cuadrar las cuentas y creemos en potenciar la generación de riqueza sin costes sociales”, señaló Gómez.