Códice Calixtino >

El Códice Calixtino no apareció por un “chivatazo”, sino de forma inesperada

EFE | Santiago

La aparición del Códice Calixtino en un garaje de Milladoiro (A Coruña), envuelto en periódicos y bolsas de plástico, no obedeció a un “chivatazo” previo sino que fue inesperada, ha dicho hoy a Efe una fuente próxima al caso.

La comisión judicial registró el 3 de julio el domicilio que el electricista Manuel Fernández Castiñeiras, autor confeso de la sustracción, y su mujer, Remedios Nieto Mayo, adquirieron en A Lanzada (Pontevedra), dos plazas de garaje abiertas también de su propiedad, y la vivienda del hijo que tienen en común, Jesús Fernández Nieto.

El recuento del dinero hallado en estas inspecciones (1,2 millones de euros) se prolongó durante horas, según ha dicho a Efe la misma fuente, que ha señalado “que casi eran las cuatro de la mañana” cuando esta labor finalizó.

Ésta fue la razón por la que se decidió posponer hasta el día siguiente el reconocimiento en un aparcamiento cerrado de esta familia, ubicado en Milladoiro. “La madrugada anterior no había podido ser, porque la luz era mínima”, apunta la misma fuente.

Fue en este recinto, que hacía las veces de trastero -había un viejo somier, una maleta desvencijada y suciedad- donde los investigadores localizaron, en la última bolsa registrada, el manuscrito del siglo XII sustraído de la Catedral de Compostela en julio del año pasado presuntamente por el operario que trabajó para el templo.

El magistrado instructor, José Antonio Vázquez Taín, se emocionó, y con él, los testigos y agentes presentes, algunos de los cuales no pudieron contener las lágrimas, explicó la fuente.

La misma fuente ha comentado a Efe que la mujer y el hijo de Fernández Castiñeiras, que durante 25 años trabajó para el templo gallego como electricista, dijeron que “desconocían” que él había robado esta joya histórica.

El juez imputa a Fernández Castiñeiras cuatro delitos, contra la intimidad (por apropiarse de correspondencia de personal de la Catedral y de sus propios vecinos), robos con fuerza continuados, hurtos y blanqueo de capitales.

A la mujer del electricista, Remedios Nieto Mayo, Vázquez Taín le imputa un delito contra la intimidad y blanqueo de capitales, y al hijo de ambos, Jesús Fernández Nieto, un delito de blanqueo de capitales.

El magistrado titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Santiago de Compostela decretó el viernes para los tres miembros de esta familia de Milladoiro (A Coruña) prisión provisional sin fianza e ingresaron en la cárcel coruñesa de Teixeiro.

Fuentes próximas a la investigación también han señalado a Efe que en la capilla de las Ánimas, cercana a la basílica gallega y a la Plaza de Cervantes, y que también frecuentaba Fernández Castiñeiras, apareció a finales de junio un cofre envuelto en dos bolsas de plástico en el altar de Santa Rita.

El párroco, según han informado a Efe, vio una bolsa de color azul, y dentro, otro plástico en cuyo interior se encontraba una cajita de plata en la que se guardaba la llave del sagrario de esta iglesia y que había desaparecido hacía más de dos años.

La Policía investiga ahora si Fernández Castiñeiras pudo estar implicado en este suceso. Fuentes próximas a la investigación han indicado a Efe que cuando trabajaba era frecuente verlo en la Catedral con “una caja de herramientas vacía” y, en alguna ocasión, “con bolsas de plástico”.

“Estaba como obsesionado por recoger cosas, papeles, folletos, todo le servía”, han dicho a Efe. En la residencia de Fernández Castiñeiras, la Policía intervino tres libros contables, en los que el electricista arrestado iba anotando todo lo que robaba, con la fecha exacta, han asegurado a Efe fuentes de la investigación.

Sobre el caso del Códice Calixtino no pesa secreto de sumario.