El Gobierno canario asegura que mantendrá las obras de las carreteras que están en curso pero no sacará más a licitación

Domingo Berriel
El consejero de Obras Públicas, Política Territorial y Transportes, Domingo Berriel, durante una intervención en el Parlamento canario. / DA

EUROPA PRESS| Las Palmas de Gran Canaria

El consejero de Obras Públicas, Transporte y Política Territorial del Gobierno de Canarias, Domingo Berriel, ha asegurado este lunes que se van a mantener las obras de las 22 carreteras que están en curso actualmente en el archipiélago.

Sin embargo, añadió, el convenio de carreteras con el Estado, fijado hasta 2017, recogía además unas 15 obras más, trabajos que por el momento no se van a sacar a licitación debido a la reducción de las partidas presupuestaria por parte del Gobierno central.

Berriel que se reunió el pasado jueves con representantes del Gobierno central en la materia, recordó que de los 207 millones de euros que debería aportar el Estado a Canarias este año para carreteras, finalmente se presupuestaron 68,5 millones de euros, partida que según ha podido saber el consejero se rebajaría hasta 61,5 millones de euros para 2013 cuando el archipiélago también debería de percibir otros 207 millones de euros. De esta forma, el Gobierno central está contrayendo una deuda con las islas, reconocía el consejero.

Y es que aseguraba que “es un verdadero drama” paralizar ciertas obras y en otras hay compromisos con los contratistas. En este último caso, en Canarias son tres las obras que se ven afectadas por el pago, la que une Arguineguín con Puerto Rico, en la isla de Gran Canaria, y por la que se adeudan 111 millones de euros; la de la vía litoral de Santa Cruz de Tenerife, cuya deuda asciende a 41 millones de euros; y la que une Icod de Los Vinos y El Tanque, con una deuda de 120 millones de euros.

Estas deudas con los contratistas se deben, recordó, a que el Estado le debe dinero al Gobierno canario y, por ello, el Ejecutivo autonómico no puede liquidarlas, aunque afirmó que se está intentando alcanzar una solución.

De momento, recordó, desde el Gobierno central lo que se le dice a Canarias es que el Ministerio de “Hacienda no les deja tocar” las partidas y de hacerlo sería para finales de este año. Por ello, añadió, se prevé una próxima reunión entre ambas instituciones para septiembre.

Así ante esta situación desde la Consejería que lidera Berriel lo que se ha hecho es una redistribución de fondos y se han acogido a la figura de acopio de maquinaria a fin de no paralizar las obras que ya están en curso en el archipiélago.

De todos modos, puntualizó que la amortización será total en algunas obras, mientras que en otra será parcial, y los ritmos de trabajo también experimentarán cambios presumiblemente.

 

La seguridad, principal criterio

En cuanto a los criterios que desde la Consejería se han establecido para dar prioridad a una u otra obra, el principal es el de la seguridad, y tras este se sitúa evitar la paralización de estructuras singulares como puentes o viaductos, continuar con obras ya avanzadas, y tener en cuenta el equilibrio territorial.

De esta forma, Berriel citó algunas obras y las partidas que finalmente tendrán, entre ellas se refirió a la IV Fase de la Circunvalación de Las Palmas de Gran Canaria que de los 19 millones que inicialmente tenía presupuestado, se quedará con 14,5 millones de euros.

Respecto a la vía Pagador-Guía en Gran Canaria, en este caso se había previsto una partida de 4,6 millones de euros pero finalmente será de 5,2 millones de euros; y la carretera también grancanaria entre Agaete y La Aldea se mantendrá en los 15 millones de euros presupuestados para este año.

Agregó que si finalmente el Gobierno central abre la partida de este año, se volverán a reajustar las cantidades para las obras.

Finalmente, Berriel reconocía que les preocupa lo que pueda ocurrir en 2013. “Preocupa el 2013 si no se busca una solución porque no habría dinero”, concluyó.