política>

El Gobierno de Canarias lanza un programa para la inserción de los jóvenes cualificados

EUROPA PRESS | Santa Cruz de Tenerife

El Servicio Canario de Empleo (SCE), dependiente del Gobierno de Canarias, ha creado el Programa ‘Cataliza’, que busca dar experiencia profesional a los jóvenes menores de 30 años que posean un titulo universitario, de Formación Profesional o un certificado de profesionalidad y no tengan una consolidada experiencia laboral.

El programa ‘Cataliza’ es una experiencia piloto de prácticas profesionales no laborales, que llevarán a cabo las fundaciones universitarias. Su principal objetivo es lograr que los jóvenes becados reciban formación práctica y directa vinculada al mundo laboral.

Está prevista la concesión de un total de 760 becas, que se desarrollarán en la administración pública, así como en empresas públicas y privadas.

La iniciativa ha sido presentada este miércoles en rueda de prensa por la consejera de Empleo, Industria y Comercio del Gobierno de Canarias, Margarita Ramos; el rector de la Universidad de La Laguna (ULL), Eduardo Doménech; el vicerrector de Estudiantes y Empleabilidad de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), Nicolás Díaz de Lezcano y la directora del SCE, Dominica Fernández. También han asistido los gerentes de ambas universidades, Sergio Alonso y Eduardo Manrique de Lara.

Un programa “innovador”

Margarita Ramos ha calificado al programa ‘Cataliza’ de “innovador en materia de empleo”, destinada a “jóvenes cualificados”. “El Programa busca atender las necesidades de los jóvenes desempleados, que encuentran dificultades para incorporarse al mundo laboral por su sobrecualificación”, ha añadido.

“Gracias a este programa, jóvenes con alta cualificación podrán abandonar las litas de desempleo”, ha continuado la consejera, que ha añadido que ‘Cataliza’ es un “eje principal” del recientemente aprobado Plan de Empleo Juvenil.

“El programa supone un puente muy importante entre la universidad y las empresas”, ha afirmado el rector de la ULL, que defiende que las universidades deben intentar “contribuir no sólo al enriquecimiento del conocimiento de la sociedad, sino también al económico”.

Por su parte, Díaz de Lezcano ha manifestado su “satisfacción” por ese programa, que permita una relación “bidireccional” entre las empresas y la universidad, a quién “muchas veces se la critica por estar de espaldas a lo que pasa en el mundo empresarial”.

El Programa, incluido en el Plan de Empleo Juvenil, está cofinanciado por el SCE, que aportará dos millones de euros, y las empresas privadas participantes, que contribuirán con otro millón. Los fondos públicos provienen del Fondo Social Europeo y del PIEC.

Con estos fondos, los titulados universitarios recibirán la cantidad de 532,51 euros brutos mensuales, mientras que los titulados en FP y certificados profesionales percibirán 426,01 euros.

Cotización a la Seguridad Social

Además, la consejera ha destacado que los jóvenes que disfruten de las becas iniciarán su período de cotización social, que será abonado por el SCE o por las entidades colaboradoras.

No obstante, esta cotización no da derecho a la prestación por desempleo, ya que las actividades que los becarios realizarán se consideran prácticas no laborales, es decir, que no sustituyen a ningún empleado que pudiese ser contratado.

El Programa estará bajo supervisión del SCE, que formará a los tutores responsables de las prácticas y detallarán las actividades a realizar por el becario en la empresa. “Además, se podrán producir visitas aleatorias para comprobar que no se abuse del colaborador”, ha puntualizado Sergio Alonso. “La idea es que la empresa ‘palpe’ a ese joven y se plantee contratarlo”, ha añadido Manrique de Lara.

Además, los beneficiarios del programa disfrutarán de unos cursos de formación de 40 horas previa al inicio de la actividad y otro de 20 horas durante la vigencia del contrato, que estará relacionado con las labores que desarrollan en su puesto.

La consejería también esta impulsando otras iniciativas para paliar el 54 por ciento de para juvenil con el que cuenta el archipiélago, “una cifra que no nos podemos permitir”, según Ramos. Entre ellas se encuentran la ‘Formación con compromiso de inserción’ o las ‘Escuelas Taller’, para jóvenes sin formación.