reforma del ref >

El Parlamento reducirá a la mínima expresión la comunicación del REF

Imagen de archivo de un pleno del Parlamento canario. / DA

D. N. M. | Santa Cruz de Tenerife

El Parlamento aprobará el próximo martes una resolución que reducirá a la mínima expresión la comunicación que el Gobierno emitió el miércoles sobre el proceso de reforma del Régimen Económico y Fiscal (REF). Esta es la principal conclusión de la reunión que los cuatro grupos mantuvieron ayer para preparar el pleno monográfico del día 17.

De la cita salió una “voluntad de consenso pero también de completa libertad de que cada partido haga su propio discurso ideológico y técnico”, explicó a este periódico el diputado del PP Jorge Rodríguez. “No entramos a valorar el contenido”, añadió. “Hablamos del método, en el sentido de comprobar si todos estábamos en el camino de intentar alcanzar un acuerdo relativo a un posicionamiento común sobre el documento”.

El objetivo no era discutir los “aspectos concretos” de la propuesta, “aunque es verdad que se comentaron por encima”.

Aunque la oposición está en la tesitura de contribuir a la unanimidad, Rodríguez quiso dejar claro que la posición de liderazgo corresponde al PP: “Lo que el Gobierno de la nación negocie en Bruselas pasará luego por las Cortes, donde existe una mayoría indiscutible”.

Jorge Rodríguez descartó que su grupo vaya a dar un sí incondicional, al entender que el escrito no recoge los requisitos para que su opinión sea absolutamente coincidente. “No solo adolece de insuficiencia”, argumentó, “sino que incluye cuestiones que deben ser matizadas de forma especial”. La intención del PP es que, antes de la votación, la sesión evidencie las diferencias de fondo, de manera que cada portavoz haga “su propio razonamiento ideológico y técnico”.

El Ejecutivo regional plantea para el periodo 2014-2020 nuevas deducciones fiscales y bonificaciones laborales para las pequeñas y medianas empresas que favorezcan el empleo, además de una serie de medidas económicas que “mejorarán la financiación de las empresas y compensarán los sobrecostes derivados de la lejanía y la insularidad”.

Como vía para facilitar el acceso al crédito de las pymes, se sugiere la regulación de líneas de financiación preferentes, “con independencia” de la coyuntura económica y fundamentalmente mediante fondos nacionales, como los del Instituto de Crédito Oficial (ICO), y los comunitarios, como los del programa Jeremie. Se potenciaría, asimismo, la producción de energía renovable a través de un mecanismo que articule las peculiaridades canarias, con el propósito de fomentar una “política inversora estable y con garantías”.