de tres puntos>

El premio al trabajo bien hecho> Luis de la Cruz

Sudaron la gota gorda, pero lo consiguieron. Es el premio a la justicia. El Canarias logró el ascenso por méritos propios. Fueron el mejor equipo de la Liga Adecco Oro y comenzaron una lucha sin cuartel para subir. Antes no se hicieron los deberes y no se cerró la tan manida fusión, convergencia o unidad del baloncesto tinerfeño, pese a que el Canarias lo intentó por todos los medios.

Tocaron todas la puertas pero no apareció el dinero necesario para participar en la Liga Endesa. No llegó la depresión, esta directiva trabajadora lo siguió intentando y se encendió la luz: el Lucentum podía vender su plaza. Era un proceso muy complejo, que no veía con buenos ojos, los responsables de la ACB y algunos equipos grandes, que están metidos de lleno en la competición de Euroliga.

Comenzó el culebrón: muy parecido a la Telenovela Cristal, que veía junto a mis abuelos y, si me perdía un capítulo no pasaba nada, porque todo era parecido.

Un montón de días con este follón hasta que el Canarias se cansó y dio un puñetazo sobre la mesa y puso de plazo hasta mañana. La respuesta se adelantó en 24 horas y ayer, sobre el mediodía, el Canarias era integrante de la Liga Endesa. Lo que queda es nada porque los documentos de garantía para pagar lo que se les pidió ya los tienen en su poder desde el pasado viernes.

Es el premio al trabajo bien hecho de una directiva, que siempre creyó en sus posibilidades: fueron muy buenos jugadores de envite, sabían que tenían triunfos en las manos y los supieron administrar hasta que ayer salió el tres de bastos y ganaron el chico y también el partido; se acabó el culebrón.

Detrás de toda esta historia hay nombres propios y dos instituciones que se lo han currado un montón y tendieron la mano, como es el Cabildo de Tenerife y el Ayuntamiento de La Laguna.
Felicidades a todos por lo que han conseguido para la Isla.