país > Rafael de Miguel

En la cuerda floja y sin red > Rafael de Miguel

Como todo es susceptible de empeorar en en este país, vista la deriva de los últimos días, no se a qué esperan los líderes políticos para ponerse de acuerdo a la hora de buscar soluciones a la crisis y sobre todo para establecer un plan, por duro que sea , que dé algún atisbo de esperanza a millones de ciudadanos cautivos ya de la desilusión y de la rabia.

Lo deberían hacer porque el Gobierno de Rajoy esta desbordado, la oposición no sabe o se limita a gestos de cara a la galería y la calle comienza a estar llena de cientos de miles de personas que no tragan más recortes a golpe de decreto.

¿Cuándo se ha visto que 500 policías den la espalda a sus superiores políticos en protesta por los recortes, o que esos clubes corporativistas que son las asociaciones judiciales se pongan de acuerdo, en este caso, para decir a su ministro que tampoco tragan con los ajustes?

Puede que sea un iluso y que la clase política española sea tan soberbia y miope que le importe más el rédito electoral que la situación de sus ciudadanos. No lo descarto. Pero dentro de poco pueden tener problemas incluso para circular por las calles y no habrá policía que los blinde como han hecho en el Congreso de los Diputados.

La situación de España necesita una hoja de ruta consensuada antes de que la soberanía y la capacidad de maniobra que nos queda estén en manos de intereses ajenos a los ciudadanos. Los mercados tienen clara la suya.

Estamos en la cuerda floja y al menos necesitamos una red.