economía>

Firmado el pre acuerdo del convenio colectivo de la hostelería

M. F. | Santa Cruz de Tenerife

La mesa negociadora del convenio colectivo del sector de la hostelería de la Provincia de Santa Cruz de Tenerife firmó ayer un pre acuerdo, a la espera de su ratificación por la asamblea de Ashotel el próximo lunes 23 de julio.

Tras varios meses de duras negociaciones, sindicatos y empresarios se han puesto de acuerdo, al fin, y sellarán el, próximo martes 24 de julio, el convenio del sector cuya vigencia será de tres años y en el que se incluye, por parte de la patronal, un compromiso por el mantenimiento del empleo. El convenio, que tendrá una vigencia de tres años, desde el 1 de julio de 2012 hasta el 30 de junio de 2015, e incluirá varias revisiones salariales. Del 0,5%, del 1 de enero de 2012 al 30 de junio de 2013; del 0,6%, del 1 de julio de 2013 al 30 de junio de 2014, y en 2014 se negociará en el primer trimestre.

Las conversaciones se recrudecieron justo después de que el Gobierno de Canarias anunciara la subida del IGIC. En este momento, la patronal comunicó a la mesa de negociación que eran “incapaces” de asumir un incremento salarial. A partir de ahí, el proceso quedó bloqueado, produciéndose la máxima tensión con la manifestación de Playa de Las Américas el pasado 13 de junio, y el reparto de folletos informativos a los turistas a las puertas de los hoteles y en el aeropuerto del Sur de Tenerife.

Con la firma de este pre acuerdo, Comisiones Obreras (CC.OO.) desconvoca todas las movilizaciones que tenía previstas para hoy y el 10 y 24 de agosto. El conflicto se traslada ahora a la provincia de Las Palmas, donde, al parecer, patronal y sindicatos no consiguen llegar a un acuerdo.
El secretario general de la Federación de la Hostelería de CC.OO., Manuel Fitas, se congratuló ayer por la firma de este pre acuerdo y, aunque reconoció que no es el “mejor convenio del mundo”, dejó claro que es “el mejor posible” dadas las circunstancias en las que se encuentran las Islas. Asimismo, agradeció el trabajo de todos los miembros de la mesa negociadora, que han luchado por “mantener” los intereses de los trabajadores del sector.