INTERNACIONAL

Florentino Portero: “En Europa hay leyes electorales y de partidos ciertamente mejorables”

Florentino Portero atiende al DIARIO en Santa Cruz de Tenerife, en cuyo casino impartió una conferencia. / SERGIO MÉNDEZ

TINERFE FUMERO | Santa Cruz de Tenerife

Desplazado a Tenerife para impartir una conferencia en el Casino de Santa Cruz de Tenerife, el creciente peso de la política internacional obliga a no desaprovechar la ocasión de hablar con uno de los principales expertos españoles, Florentino Portero (Madrid, año 1956), recién nombrado nuevo director de la Casa Sefarad-Israel.

-Dada su condición de especialista en el insigne pensador, ¿qué pensaría Ortega y Gasset de esta Europa y de las dificultades por las que atraviesa España para mantenerse en el tren europeo?

“Tenemos muchos textos que nos permiten conocer de primera mano su pensamiento al respecto. Era un gran defensor del legado europeo, un gran europeo, por lo que el hecho de que Europa se acerque en clave de democracia y convivencia, dejando atrás radicalismos, le habría gustado a Ortega, que vivió dos guerras mundiales aparte de la española”.

-Pero la Europa de hoy no es la del ideal orteguiano…

“Ortega estaba muy preocupado por la dirección política en cuanto a la relación entre gobernante y gobernado, así que posiblemente vería con cierto horror, como se refleja en La rebelión de las masas, cómo por una parte ha ido en declive la formación de los gobernantes, que cada vez son personas menos preparadas, y por otro cómo en la democracia ha ido ganando el componente demagógico”.

-¿Por qué esa evolución?

“El gobernante no confía mucho en el gobernado y recurre a las verdades a medias, a las mentiras, en definitiva a un discurso populista, en contra de lo que Ortega siempre defendió: una política pedagógica en la que el gobernante sea capaz de explicar la realidad al gobernado para que éste, desde esa fotografía veraz de la realidad, pueda decidir libremente”.

-¿Y quién cambia la tendencia?

“Cada Estado europeo es distinto. En el Reino Unido la política sigue teniendo un nivel potente, con un régimen electoral y de partidos políticos muy permeable, donde el ciudadano puede defenderse. Hay otros países por el contrario cuyo sistema electoral y de partidos políticos es manifiestamente mejorable”.

-¿Por ejemplo España?

“Como ahora mismo soy funcionario español no debo hablar de mi país. Hay que empezar por la escuela. La democracia no es un sistema de votación sino de valores, donde los ciudadanos tienen que hacer valer constantemente sus intereses y valores en la política cotidiana. Si el ciudadano no sabe muy bien lo que quiere y no sabe entender la realidad… Lo primero es la educación, y después habrá que ir reformando las leyes electorales y la legislación que afecta a los partidos políticos para que éstos no sean burbujas cerradas sino sensibles a la voluntad popular”.

[apunte]

“Hay un claro temor a que el conflicto en Siria conduzca a una guerra generalizada”

La actualidad manda y desde luego pasa por lo acaecido en los países de la ribera sur del Mar Mediterráneo, donde se han sucedido los cambios de regímenes políticos. La amabilidad de Florentino Portero nos permite preguntarle dudas básicas como si se intervino en Libia porque había petróleo, pero en Siria no. “En Libia no sólo se intervino por el petróleo, había otros elementos que contaron, pero lo fundamental es que la Liga Árabe convenció a Rusia y en menor medida a China de la necesidad de intervenir, lo que no ha ocurrido en este caso”.

Este experto, profundo conocedor de Oriente Medio, detalla que “la guerra civil siria es una guerra en gran medida de suníes contra chiíes. Árabes contra persas. Rusia y China son aliados hoy de los persas, de Irán, y Rusia tiene una base naval en Siria, base que difícilmente mantendría en caso de cambio político”.

Sin embargo, no es la necesidad de mantener la correlación de fuerzas lo que impide la intervención, como ocurriera en la I Guerra del Golfo, ya que, tal y como resume Portero, “en el caso de Irak se produjo una agresión a Kuwait, no lo olvidemos, pero es que en este caso de Siria el choque de intereses es monumental. Y no siempre es fácil saber quién es el mejor y quién el peor. Que la familia Asad sea un desastre por muchas razones y que merezca algo más que un juicio no quiere decir que todos los que se han levantado contra ellos sean precisamente angelitos”.

Pero hay motivos de mayor peso aún que desaconsejan a las potencias occidentales enviar sus tropas a Siria, y así lo hace ver el especialista al recordar que “las potencias europeas no quieren ni oír hablar de una intervención, ya que lo de Libia no salió muy bien al punto que hizo falta que Estados Unidos interviniesen al quedarse sin energía los europeos”.
El resumen del experto estremece: “Hay un claro temor a que el conflicto sirio conduzca a una guerra generalizada al arrastrar a Irán”.

[/apunte]