lucha canaria >

Germán Rodríguez: “Las apuestas son imprescindibles para la continuidad de la lucha”

German Rodríguez, presidente en funciones de la Federación de Lucha Canaria. | S.M.

DIARIO DE AVISOS | Santa Cruz de Tenerife

Germán Rodríguez concluye temporada y mandato al frente de la Federación de Lucha Canaria. Este grancanario de Arguineguín, que reside desde hace 14 años en Tenerife, ha dado un vuelco a la difusión, promoción y competición de nuestro deporte. En su haber están, entre otras muchas cosas, una mayor relevancia social y mediática de la lucha canaria, la creación del Museo de la Lucha, la existencia de guías didácticas específicas, y el incremento de la presencia en competiciones internacionales de los luchadores. Rodríguez está en funciones en la presidencia de la Federación de Lucha Canaria desde el pasado sábado 14 de julio se convocaron elecciones.

-Acaba la temporada. ¿Ha logrado sus objetivos?

“El primer objetivo nuestro de esta temporada, en la que muchos clubes han hecho el enorme esfuerzo de tener un equipo en primera categoría, era una competición regional. Por motivos ajenos a los equipos, cuando se aprobó el plan de actuación no se contempló esta posibilidad. El presidente de la Federación de Tenerife argumentó en la Asamblea General de la Lucha Canaria que esa competición no le interesaba a los equipos de esta isla. Así que lo que acabó aprobándose fue una primera fase entre los equipos de La Palma y Gran Canaria, y la incorporación posterior de cuatro equipos de Tenerife en una segunda fase. Pese a que muchos equipos tinerfeños presentaron reclamaciones para participar en liga regional, finalmente no pudo ser…”

-Pero usted también planteó hacer una copa…

“Cierto. Incluso ya teníamos patrocinador para esa copa, en la que participaría todos los equipos que no podían hacerlo en la Liga regional. Se presentó la propuesta en la Junta de Gobierno y, con posterioridad, tanto la Federación de Gran Canaria como la de Tenerife presentaron escritos oponiéndose a esa competición. Así que no pudo realizarse. Mi mayor decepción es no haber logrado hacer esta temporada una verdadera liga regional”.

-¿Y el resto de competiciones?

“Estamos muy satisfechos del desarrollo del resto de competiciones. Pese a los recortes presupuestarios, hemos podido realizar las competiciones de todas las categorías previstas en el plan de actuación que aprobó la Asamblea General de la Lucha Canaria. Eso, en estos tiempos, requiere de un gran esfuerzo y supone una enorme satisfacción”.

-¿Qué fue de las guías didácticas de la lucha canaria?

“Las guías didácticas son una realidad desde la Legislatura pasada, cuando las editó la Consejería de Educación. Sabemos que se han utilizado en muchos centros, donde la lucha se ha impartido, pero depende muchos de la voluntad del profesor de Educación Física. Nosotros queremos ir más allá y apostar por la posibilidad, como ocurría en centros de Las Palmas e Ingenio, de que monitores de lucha puedan impartirla en horario lectivo”.

-Pero en ese caso hubo una prohibición por parte de la Inspección de la propia Consejería…

“Sí. Para solucionar este problema, la Consejería propuso que firmáramos un convenio, que permitiera la continuidad de esta actividad en los colegios y que sirviera de marco para todos los centros educativos del Archipiélago. Este convenio ya tiene el visto bueno de los juristas de la Federación y de la Consejería. Solo resta formalizarlo con la rúbrica. En teoría, tendría que firmarse antes de final de mes para que el próximo curso sea efectivo. Lo que se estipula es que los monitores titulados por la Federación de Lucha sirvan de apoyo al profesor de Educación Física que estime hacer uso de las guías didácticas”.

-Usted aspira a mejorar la formación de esos monitores. ¿Cuenta para eso con la Consejería?

“La formación es esencial y aspiramos a que se articule a través de la Formación Profesional, concretamente con el título superior de técnico de Lucha Canaria y también el de árbitro. Ya hemos tenido contactos tanto desde la Legislatura pasada y el objetivo es que en uno o dos años sean realidad esos módulos en la Formación Profesional”.

-También ha firmado usted un convenio con la Universidad de La Laguna…

“Sí. Existe un convenio global. La intención es que continúe con acuerdos específicos. Ahora nos planteamos la posibilidad de contar con uno concreto para tener controles antropométricos de todos los luchadores de Canarias, que es esencial para preservar la salud de todos los deportistas y mejorar su preparación. No podemos olvidar que todo deporte lleva su entrenamiento. Entendemos que en esta materia la Universidad nos puede ayudar mucho. El abanico de colaboración es muy amplio, desde la formación arbitral, a la de I+D+i, comunicación, etc. Nos gustaría ir de la mano con las dos universidades canarias. La lucha ganaría mucho y podría aportar bastante”.

-¿Ha logrado cumplir los objetivos que se planteó al asumir la presidencia?

“Mi grupo de gobierno tenía tres clases de objetivos. Deportivos, educativos y culturales. Respecto al deportivo, las competiciones estaban bien estructuradas, tanto en el ámbito insular como regional, pero creíamos que era necesario aumentar el número. Se decidió bajar los porcentajes en los rendimientos a la hora de clasificar a los luchadores y los clubes hicieron el esfuerzo. Así que logramos incrementar el número de equipos de la máxima categoría. Ya en el primer año, temporada 2009-2010, aumentó el número de equipos en Tenerife, única isla donde había hasta entonces primera categoría, y se incorporaron en Gran Canaria y Lanzarote. Ahora existen doce en Tenerife, cuatro en Gran Canaria y cuatro en La Palma. En el año 2008 solo había seis. Luego, el objetivo está cumplido”.

-¿Y a partir de ahora?

“Por desgracia, no vemos fácil el futuro. Las instituciones están realizando drásticos recortes en su apoyo a todos los deportes y comprendemos que hay que darle prioridad a las personas que lo están pasando mal con esta crisis económica, pero eso no significa que la lucha canaria se resigne a pararse. Hay que buscar fórmulas y se pueden hacer muchas cosas con poco dinero. Creo que lo hemos demostrado durante estos cuatro años. Sé que las directivas de los equipos lo tienen complicado. De ahí que nuestra gran batalla durante estos cuatro años haya sido lograr que se hagan realidad las apuestas de la lucha canaria. Creemos que es una fórmula de hacer viable a nuestro deporte, de ofrecerle unos ingresos a los equipos para que, por lo menos, no desaparezcan. Y en un futuro, si es posible, continuar creciendo. Los equipos son la base de todo y las apuestas son imprescindibles para la continuidad de la lucha canaria”.

-¿Qué perspectivas tiene de que esas apuestas se hagan realidad?

“Casi todos los pasos se han dado ya. Se presentó un proyecto al Gobierno de Canarias, se modificó la Ley canaria de Apuestas, se trabajó en un decreto regulador de la apuestas, que se plasmó en un borrador de decreto, y recientemente nos hemos reunido con el consejero de Presidencia, Francisco Hernández Spínola, que se comprometió a que ese decreto se haga realidad y a que pueda estar en vigor en el mes de diciembre. Desde el principio hay varias empresas interesadas, a las que les hemos informado de esta reunión, y siguen interesadas y esperando, como nosotros”.

-¿Qué puede significar esto para la lucha?

“Lo primero es darle una estabilidad económica que necesita nuestro deporte. Sobre todo para que los equipos no pasen los apuros que sufren temporada tras temporada. Además, sería una herramienta muy importante para la promoción y divulgación de la lucha canaria. Podríamos llegar a muchos rincones donde ahora no estamos llegando y también sería un acicate para que muchos directivos se arriesguen y apuesten por equipos con un equipo en la máxima categoría”.

-¿Cuál es la realidad económica de la lucha?

“Cada año la subvención nominada del Gobierno de Canarias es menor y la ayuda que llegaba desde la Consejería de Turismo para llevar la lucha canaria al exterior se suprimió, así que hemos tenido que buscar otros recursos. La Federación no ha parado de buscarlos y esos recursos son los que han permitido realizar todas las competiciones. Además, hemos tenido que reestructurar muchas cosas internamente para poder llegar”.

-¿Esa reestructuración va a ir más allá?

“Ya hemos hecho todos los recortes posibles. Cambiamos la sede de la Federación para ahorrarnos el alquiler, se hizo una gestión con las empresas de telefonía que ha supuesto un ahorro de más del 70% en la facturación y se han hecho ajusten internos, que han supuesto un más de 40% de ahorro. El único que quedaría por hacer supondría que la Dirección General asumiera los comités de Disciplina y Apelación, puesto que tal, y como exigen los Estatutos, debe haber un abogado en cada uno de esos comité”.

-Sin embargo, ha hecho realidad el Museo de la Lucha

“Pese a los recortes, hemos seguido apostando por la promoción y la difusión de la lucha. Un buen ejemplo de eso es el Museo de la Lucha. Hemos hecho el proyecto, lo hemos abierto y lo hemos mantenido. Todo eso, gracias a convenios con las escuelas taller del municipio de El Sauzal. El Museo superó las 6.000 visitas el primer año y en lo que llevamos de está ya las ha superado. Nos visitan grupos de escolares, particulares y turistas. Estamos muy satisfechos. Con el Museo mantenemos la llama viva para que los turistas y los escolares conozcan la historia de la lucha canaria”.

-¿Qué la lucha se convierta en un atractivo turístico es aún una asignatura pendiente de este deporte?

“A mí me gustaría llevar a los turistas a los terreros y que se mezclen con los aficionados. Estoy seguro de que a ellos les gustaría. De hecho, ya hemos realizado una presentación para operadores y agentes turísticos en el Museo de la Lucha con esa intención. El objetivo es que los turistas visiten el Museo y luego llevarlos a los terreros para que conozcan nuestro deporte. La misma función podría hacer el futuro archivo histórico de la lucha, que estará ubicado en Gran Canaria, y en el resto de las Islas planteamos que se hagan exposiciones insulares, así como llevar muestras itinerantes”.

-¿Cómo va el archivo histórico?

“Seguimos trabajando. Tenemos muchísima documentación; que estamos escaneando y ordenando para después introducir todos esos documentos en una base de datos. Esto puede tener muchas utilidades. Particulares, investigadores y periodistas podrán encontrar toda la documentación sobre la lucha canaria”.

-¿Ha sido fácil recuperar toda esa documentación de este deporte?

“No. Hay muchísima documentación y nos hemos encontrado dificultados para escanearla y reticencias de algunas personas para entregarla. Cuando abrimos el Museo, hubo muchas personas que desconocía el proyecto o que no lo tenía claro. Poco a poco y una vez que ya lo conocen, se han ido sumando más personas que poseían documentación y que nos la están aportando”.

-¿Cuál ha sido su objetivo en la promoción de la lucha?

“En primer lugar colocar la lucha donde corresponde y presentarlo sin complejos, además de convertirlo en un deporte atractivo. Hemos utilizado la reglamentación vigente, como, por ejemplo, reducir la duración de los encuentros a una hora y media para que el espectáculo sea más atractivo. Creo que deberíamos dar un saltito más y buscar fórmulas para atraer a aficionados y medios de comunicación a los terreros. Es solo dar el paso, sin perder la esencia y copiar lo mejor de lo que hacen otros deportes…”

-¿Por ejemplo?

“Incorporar a la lucha la figura del speaker , instalar en los terreros una iluminación adecuada para que el enfoque esté sobre los bregadores, hacer más amenos y dinámicos los enfrentamientos o modificar los reglamentos para evitar que cuando se piten las amonestaciones éstas no supongan que se pare la brega…Todo esto salvaguardando siempre la pureza”.

-¿Qué ha significado la presencia en televisión de este deporte?

“La televisión ha sido importantísima para la promoción de la lucha. Creo que la TelevisiónCanaria está obligada a difundir los deportes y juegos tradicionales, especialmente la lucha canaria. Yo nunca entenderé a una televisión que llaman la nuestra sin lo nuestro”.

-La aceptación de nuestro deporte fuera de Canarias es cada vez mayor…

“Sí, pese a las dificultades y hemos comprobado que nuestro deporte es muy atractivo fuera de Canarias. Hemos recibido muchísimas solicitudes desde el exterior de personas que quieren practicar lucha canaria y no podemos dar esa respuesta. Hemos firmado un convenio con el Consejo Superior de Deportes y necesitamos su apoyo para hacerlo posible. Hasta ahora no hemos obtenido ninguna respuesta”.

-Pero los intercambios internacionales se mantienen.

“Los intercambios continúan. Por ejemplo, Corea desde hace dos temporadas cursa invitación a luchadores canarios para participar en un campeonato mundial absoluto que organiza y donde participan luchadores de muchos paises. Los luchadores coreanos conocen y practican, además de sus modalidades, la lucha canaria. Debemos sentirnos orgullosos. Tampoco podemos olvidar que las selecciones canarias son campeonas de Europa de luchas celtas. Nuestro deporte es algo más de lo que la gente de la lucha nos creemos en la actualidad”.

-Se dice que la lucha canaria es un deporte integrador…

“Sin lugar a dudas. La lucha es un deporte integrador y trabajamos para que cada vez lo sea más. En este sentido, hemos firmado convenios con fundaciones e instituciones que nos permiten incrementar nuestra presencia. Por poner un ejemplo, hemos apoyado la creación de un equipo de lucha en Tenerife II, que lleva el nombre de El Volquete y que ya tramita la documentación para federarse. Los propios presos han hecho un terrero y cada vez son más los internos de todas las nacionalidades interesados en practicarla. Debemos estar orgullosos de nuestro deporte y no podemos olvidar que es el único deporte estatal con reglamentación propia, competiciones estables y con un gran número de licencias y escuelas. El resto son deportes importados y arraigados con posterioridad. La lucha canaria nació aquí y sigue viva”.

-Pero hay sectores sociales que aún la desconocen…

“La gente de la lucha debe reivindicarse y la mejor manera es a través de la formación. Creo que el futuro de la lucha pasa por formación, formación y formación. Todo eso sin olvidar, por supuesto, a todas esas personas que han hecho posible que nuestro deporte sea lo que es hoy y difundir nuestras tradiciones”.