incendio forestal de tenerife >

Juan Manuel Santana: “La extinción de un fuego no corresponde a los políticos ni a los ciudadanos”

Juan Manuel Santana, director general de Seguridad y Emergencias del Gobierno de Canarias. | J.G.

AGUSTÍN M. GONZÁLEZ | Santa Cruz de Tenerife

Ha sido uno de los responsables directos de la coordinación del dispositivo y de los medios de extinción del reciente incendio en los montes del Sur de la isla de Tenerife. Y como experto en la materia, Juan Manuel Santana advierte de que en estos casos de emergencia los que mandan son los técnicos.

-¿Qué tal ha funcionado la coordinación entre organismos en el dispositivo de extinción del incendio?

“Creo que ha habido una buena coordinación entre todas las administraciones desde el momento en el que se declaró el incendio. Si bien es verdad que esta tarea no es fácil, porque hay que organizar bajo una misma dirección a muchos intervinientes, los dispositivos han funcionado razonablemente bien y todas las instituciones se han puesto a disposición de la dirección de la extinción del incendio a través del Plan de Protección Civil y Atención de las Emergencias por Riesgo de Incendios”.

-¿Se ha comentado que un factor que pudo haber influido en la propagación del fuego en este incendio del Sur de Tenerife fue cierta demora en la señal de alarma y en la puesta en marcha del dispositivo. ¿Se pensó inicialmente que no era tan grave?

“Creo que las decisiones, así como la solicitud de recursos se han tomado en tiempo y forma adecuados, siempre siguiendo las indicaciones de los técnicos. No conviene olvidar que las condiciones meteorológicas no coadyuvaban a la extinción del incendio dadas las altas temperaturas, la escasa humedad y el viento, en los primeros días, así como las condiciones del terreno, abrupto, con muchos barrancos y mucha pendiente”.

-¿Cree conveniente que los políticos se sitúen en la primera línea de fuego, como hemos visto en este incendio que afecto al Sur tinerfeño?

“Cuando se produce una emergencias la principal actitud que deben asumir las autoridades públicas es la de serenidad y la de seguir las indicaciones de la dirección del plan que está establecido. La labor de extinción de un fuego no corresponde a los responsables públicos, ni por supuesto a los ciudadanos; corresponde a los técnicos de extinción. Nuestra labor es la de facilitarle su trabajo con la activación de recursos y la toma de decisiones que ellos, por estar a pié de llama, no pueden tomar”.

-A usted le ha tocado en poco tiempo la coordinación de los efectivos de seguridad ante dos emergencias muy diferentes y no menos importantes: el volcán de El Hierro y el incendio del Sur de Tenerife. ¿Cuál de estos casos reviste más complicaciones a la hora de la coordinación y actuación?

“Hay que tener en cuenta que en el Plan de Protección Civil por incendios forestales la dirección en los primeros niveles corresponde a los cabildos. Sin embargo, en el Plan de Protección Civil y Atención a las Emergencias por Riesgo Volcánico (Pevolca), la dirección corresponde desde el principio a la Comunidad Autónoma. Desde el punto de vista del riesgo, la principal diferencia entre la gestión de la crisis volcánica y un incendio como éste del Sur de Tenerife es el tiempo. El fuego tarda unos días en apagarse y el fenómeno sísmico se ha alargado durante un año. Por otro lado, cabe destacar la diferencia de la visibilidad. Un fuego lo vemos, seguimos su evolución y sabemos por dónde contraatacar. Con la sismicidad o la emisión de material magmático bajo el mar, no pasa así, y eso supedita las decisiones en materia de protección civil. En el fenómeno sismo-volcánico no hay certezas. Estos factores influyen en la percepción que tiene la población sobre el fenómeno y en la gestión de los recursos”.

-¿Aprendemos de las catástrofes o siempre chocamos con la misma piedra?

“Creo que en Canarias hemos aprendido mucho en gestión de las emergencias en los últimos años y, por supuesto, se mejora. En este sentido, quiero resaltar la disposición a perfeccionar su trabajo de todos los profesionales que tienen la responsabilidad de actuar en las emergencias”.