sociedad>

La crisis acaba con el Centro de Estudios Migratorios

J. L. C. | Santa Cruz de Tenerife

Tras casi nueve años de andadura, el Centro Europeo de Estudios sobre Flujos Migratorios (Cemigras), que estaba radicado en Canarias, ha tenido que claudicar ante la falta de ayudas institucionales debido a la crisis económica. Fundado en 2003, la entidad surgió con el ánimo de impulsar propuestas, estudios y actividades de carácter social en torno a la inmigración.

Durante el último lustro, el centro fue un referente de la investigación y el estudio sobre el fenómeno migratorio en Europa, en general, y el Archipiélago, en particular; además, contaba con una biblioteca especializada y publicó numerosas monografías, libros y folletos de difusión. De igual modo, organizó actividades docentes en torno al tema de la inmigración, y colaboró con entidades como Médicos del Mundo, Human Rights Watch, las dos universidades canarias o el Parlamento Europeo.

En 2005, el Cemigras puso en marcha una guía sobre la inmigración en Canarias, que ofrecía un espacio en Internet donde los profesionales que asesoran a la población inmigrada, los colectivos de inmigrantes, las ONG y los ciudadanos tenían la posibilidad de obtener información fidedigna y actualizada. Se facilitaban asesorías on line y se daban a conocer los análisis e investigaciones realizadas.

Como resultado de uno de los proyectos de sensibilización llevados a cabo por el centro se filmó un documental cinematográfico sobre la inmigración africana en las Islas, titulado Cayuco, que obtuvo varios premios y fue proyectado en una decena de certámenes internacionales.