agricultura>

La falta de dinero deja en el aire las subvenciones agrícolas

Flores cultivadas en una zona de costa del norte de la isla de Tenerife. | DA

R. D. | Santa Cruz de Tenerife

Los agricultores canarios vuelven a estar que trinan, esta vez porque no saben qué va a pasar con la resolución de la convocatoria de subvenciones a la modernización agrícola y primera instalación de jóvenes agricultores, cuya orden se publicó con antelación en el mes de diciembre pasado, en el año 2011.

Hasta ahora, la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas del Gobierno de Canarias no ha informado en el Boletín Oficial de Canarias sobre cómo pretende repartir, atendiendo a las solicitudes ya presentadas y admitidas según lo dictado por aquella convocatoria, los 2,7 millones de euros que en principio se habían presupuestado para auxiliar inversiones en actividades agrícolas, con pagos plurianuales en 2012 y 2013.

Lo cierto es que, a fecha de ayer, las subvenciones no se han repartido y, según fuentes vinculadas a las organizaciones profesionales agrarias de las Islas, ello no se ha hecho debido a que la Consejería de Agricultura no cuenta con el dinero suficiente para atender la cifra inicial prevista, la de 2,7 millones (Agricultura tiene que adelantar todo el dinero y luego devuelve la UE su parte).

Todo ello ha puesto muy nerviosos a muchos peticionarios, que ven cómo se demora la solución a la citada convocatoria y que también temen que al final, para los que ya han hecho su inversión (que no son todos), igual no reciban apoyo alguno a través de esa medida. La situación se agrava, además, por el hecho de que en 2011 no se produjo convocatoria de subvenciones de modernización agrícola, aunque sí hubo ganadera. Así las cosas, y tras aprobarse por parte de la Comisión Europea, con fecha de aplicación desde el 1 de julio pasado, el nuevo modelo de cofinanciación de los apoyos incluidos en el Plan de Desarrollo Rural 2007-2013, los beneficiarios potenciales de este marco de apoyo al campo local tienen que añadir al reseñado problema la confirmación de que el potencial de auxilio a la inversión agraria se verá aminorado por la reducida aportación de Canarias.