universidad >

La Laguna ampliará una convocatoria extraordinaria en titulaciones en extinción

Campus de Guajara. | DA

DIARIO DE AVISOS | Santa Cruz de Tenerife

El rector de la Universidad de La Laguna, Eduardo Doménech, comunicó este jueves a los miembros del Consejo de Gobierno que en breve dictará una resolución para que los estudiantes en titulaciones en proceso de extinción puedan completar sus estudios toda vez han agotado el número de convocatorias de exámenes.

Doménech apuntó que se trata de una circunstancia excepcional, que se produce tras las múltiples reuniones y llamadas recibidas por los alumnos que se encuentran en esta situación, agravada por el inminente incremento de tasas académicas y endurecimiento de las condiciones para optar a una beca de estudios. El rector explicó además que si no atiende esta petición, estos estudiantes se verían abocados a adaptarse a los estudios de grado y, por tanto, deberían emplear dos años más en finalizar sus estudios.

Parece razonable, en opinión del rector, establecer una única convocatoria de carácter especial para aquellos alumnos que cumplan determinadas condiciones y deseen disponer de una última oportunidad para finalizar su carrera en el plan de estudios en el que la comenzaron, o adaptarse a los estudios de grado en las mejores condiciones posibles, “sin alterar de manera general el proceso de extinción establecido en la verificación de los estudios de grado que vienen a sustituirlos”.

Por tanto, el alumnado que se encuentre cursando titulaciones oficiales en proceso de extinción podrá presentar solicitud, dirigida al rector, de concesión de una última convocatoria de carácter extraordinario para aquellas asignaturas que hayan completado el ciclo de derechos de examen tras el cese de la docencia en el curso 2011/12, siempre que le restasen por superar un máximo de dos asignaturas de carácter cuatrimestral o una de carácter anual.

Tras comprobar el cumplimiento de los requisitos por parte del alumno, se emitirá un informe por parte de la secretaría del centro para que el decano o director del centro, en el que se delega expresamente, dicte la correspondiente resolución. El alumno recibirá la contestación oportuna, y si resultara positiva, quedará emplazado para la realización del examen. Será el centro del que dependa la titulación en extinción el que indicará el día, lugar y hora de su celebración que, en todo caso, se realizará a lo largo del mes de marzo y que será calificado por el tribunal constituido en el curso anterior para las quintas y sextas convocatorias de la correspondiente asignatura.

La resolución explicita que esta convocatoria extraordinaria será compatible con que el alumnado continúe cursando asignaturas en las que todavía haya docencia o derechos de examen de la titulación en la se encontrase matriculado.

Plan de apoyo a la gestión universitaria

El Consejo de Gobierno también aprobó hoy un Plan de Apoyo a la Gestión Universitaria, por un total de 24 votos a favor y una abstención. Se trata de un documento que da continuidad al ya aprobado en 2009, y con el que se pretende garantizar la docencia en todas las titulaciones de grado y posgrado, al tiempo que preservar la plantilla docente, según destacó el vicerrector de Ordenación Académica y Profesorado, Juan Felipe Pérez Francés.

Se trata de ofrecer al profesorado dedicado a la gestión universitaria un soporte que complemente e incentive la labor que está desarrollando. De hecho, desde la aprobación del primer texto han surgido nuevas figuras de gestión, con la intención de garantizar un mayor nivel de eficiencia en la gestión del gobierno universitario y que aparecen dispersas en diferentes normativas. Además, el Real Decreto-ley de medidas urgentes de racionalización del gasto público en el ámbito educativo introduce cambios en el régimen de dedicación del profesorado de las universidades públicas. Pérez Francés explicó que estas modificaciones afectan al cómputo de las horas de dedicación a la actividad docente para las reducciones por gestión contempladas hasta el presente.

El texto aprobado hoy ha sido debatido con la representación sindical y con los responsables de centros y departamentos de la universidad, adelantó el vicerrector. En el documento se establece así la reducción máxima de dedicación docente por cargos académicos y de gestión universitaria sobre el régimen de dedicación a tiempo completo.

En todos los casos recogidos en el plan, la ejecución efectiva de las reducciones no será automática, sino que deberá ser solicitada por los interesados al vicerrectorado con competencias en materia de profesorado, que informará motivadamente al Consejo de Gobierno de su pertinencia, una vez estudiada su incidencia sobre la capacidad docente de las áreas implicadas.

Así, el texto recoge un primer bloque de cargos académicos que corresponden al consejo de dirección de la universidad, mientras que en un segundo bloque se incluyen los equipos directivos de centros y departamentos. Finalmente, en un tercer bloque se señalan las posibles redistribuciones del encargo docente de un conjunto de cargos académicos a través de los cuales se pretende garantizar una mayor eficacia en la toma de decisiones y la gestión.

Más medidas de ajuste

El gerente de la institución académica, Justo Artiles, elevó al Consejo de Gobierno un nuevo paquete de medidas de ajuste sobre el gasto corriente, que se suman o complementan a las ya aprobadas en una reunión anterior del órgano colegiado.

Estas medidas, aprobadas por 27 votos a favor y 4 abstenciones, tienen que ver con la centralización de contratos de servicios, normas más severas de impresión de documentos y centralización de servidores en el Servicio TIC, al objeto de ahorrar costes de refrigeración o aire acondicionado, por ejemplo. Estas iniciativas han provenido de miembros de la comunidad universitaria, que la Gerencia ha estudiado y asumido al contemplar su viabilidad.