a babor>

La réplica> Francisco Pomares

Hay formas y formas de hacer las cosas, y parece que el equipo de Fernando Clavijo quiere dejar claro que su estilo no es el mismo que se ha instalado en los últimos años en Coalición: frene al secretismo y la improvisación previos al Congreso Nacional, la organización coalicionera de Tenerife ya ha colgado en la red su ponencia política para que los afiliados y compromisarios al Congreso del 28 y 29 de julio tengan conocimiento de por dónde van los tiros. El texto se presenta como un programa de acción política, en el que se da prioridad a la recuperación de la economía y el empleo, pero sin renunciar a los elementos que han definido hasta la fecha la práctica de los gobiernos insulares tinerfeños: atención social, fortalecimiento del sector agrario, apoyo a la industria cultural, desarrollo de las telecomunicaciones, trenes del norte y del sur, y una apuesta clara por la inversión pública como instrumento anticíclico para hacer frente a la crisis, por el desarrollo sostenible y por la simplificación de la Administración y una mayor eficacia de la gestión pública.

Podría decirse que se trata de una más que típica ponencia partidaria, un programa estilo carta a los reyes magos, en donde cabe todo, si no fuera porque en sus conclusiones, el texto se aleja de los mantras tradicionales de la literatura partidaria para hacer una contundente autocrítica a las formas y actuaciones que han llevado a Coalición Canaria a vivir su peor momento en las Islas. La propia ponencia describe esa situación con claridad y contundencia: “alejamiento de la ciudadanía, mismas caras, muchos años en el poder… Parece un certero diagnóstico que explica nuestro descenso electoral”. Y sigue: “Todos tenemos alguna responsabilidad en el debilitamiento de nuestra organización. Es cierto que unos más que otros, pero todos debemos asumir nuestra cuota de compromiso en los errores que se hayan podido cometer y que se han cometido en el pasado. Sería negar la evidencia no asumir que hubo ciertos temblores en las estructuras de nuestra organización durante el transcurso del V Congreso Nacional; y hablando en clave volcánica, con epicentro en Tenerife…” Pues eso: el sismo del Congreso Nacional, lastimosamente ganado por Rivero, se prolonga en réplicas a este próximo cónclave de Coalición en Tenerife. Clavijo va a ganarlo cabalgando de nuevo ese patriotismo insularista que tanto juego dio a la política tinerfeña. Es un momento muy difícil para reinventar la pólvora, pero si les sale bien, Paulino ya tiene sustituto.