recortes >

Las comunidades autónomas se aprietan más el cinturón con vistas a 2013

EFE | Madrid

A mitad de camino para cerrar sus cuentas con un déficit del 1,5 % del PIB este año, varias autonomías ya miran al próximo ejercicio y estudian nuevos ajustes con el fin de cumplir con el recién fijado objetivo del 0,7 para el año 2013.

Muchos planes económicos y financieros autonómicos se han quedado obsoletos después de que en la pasada reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) se cifrara definitivamente en un 0,7 % el tope de déficit, frente al 1,1 % que muchas daban por válido y que había sido aprobado por el anterior Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Sin embargo, desde el Ejecutivo se ha defendido que este nuevo objetivo no supone un esfuerzo adicional, sino que relaja el 0,5 % previsto en el Plan de Estabilidad 2012-2015 enviado por el Ejecutivo a Bruselas.

Un ajuste de hasta 4.000 millones de euros tendrán que hacer las autonomías para poder rebajar hasta el 0,7 % el déficit, según ha llegado a cifrarlo el portavoz de la Generalitat de Cataluña, Francesc Homs.

Para Homs, esta situación llevará al país a un “callejón sin salida” y supone lanzar un mensaje de que el año que viene “habrá que recortar más” las políticas sociales, educativas y sanitarias.

Con este escenario, Cataluña deberá acometer un ajuste de “aproximadamente” unos 800 millones de euros, según ha explicado el portavoz de CiU en el Parlamento catalán, Oriol Pujol.

Esta meta de déficit provocó el rechazo absoluto de Andalucía, Cataluña, Asturias y Canarias durante la reunión del CPFF, a la vez que también levantó recelos entre algunas comunidades del PP -Extremadura y Castilla y León se abstuvieron en la votación-.

Estas autonomías esperaban que el Gobierno abriera la mano después de que Bruselas relajara el objetivo de todas las administraciones del 5,3 % al 6,3 % para este año.

Minutos después de participar esta reunión, el consejero extremeño de Economía y Hacienda, Antonio Fernández, reconoció ante los periodistas que tendrían que hacer un nuevo esfuerzo de unos 80 ó 90 millones de euros para pasar del 1,1 % al 0,7 %.

Asimismo, tendrá que ajustar su presupuesto el Principado de Asturias en unos 300 millones de euros para adecuarse a este objetivo. Del total del ajuste, se reducirán 95 millones de euros en gastos para 2013 y 200 millones en 2014.

En la Comunidad Valenciana este nuevo objetivo tendrá un impacto de 400 millones de euros, según ha avanzado el conseller de Economía, Industria y Comercio, Máximo Buch, lo que supondrá un esfuerzo “muy importante”.

Murcia, una de las autonomías que pedirá ayuda del fondo de liquidez autonómico, ha sido otra de las que ha anunciado que deberá acometer un ajuste presupuestario adicional de 110 millones de euros para poder llegar al desequilibrio negativo de siete décimas.

La región se encuentra en plena carrera por conseguir rebajar este año el déficit desde el 4,3 % al 1,5 % exigido. Este proceso está resultando “muy difícil, muy complicado y muy sacrificado”, ha llegado a decir su vicepresidente y consejero de Economía y Hacienda, Juan Bernal.

Esta aumento en cuatro décimas del techo de déficit supondrá para Canarias, según el consejero de Economía, Javier González Ortiz, unas pérdidas de entre 170 y 180 millones de euros.

“No es comprensible que quienes soportan el peso esencial de los servicios públicos tengan que hacer mayores ajustes que el del Estado, ni explicable a los ciudadanos”, ha declarado el responsable canario de Economía.

Pero no todas las autonomías han apuntado la posibilidad de nuevos ajustes para corregir el déficit y hay algunas que vaticinan que no tendrán que sacar la tijera.

El Gobierno balear ya ha manifestado que en principio, y si no hay ninguna desviación, no se aplicarán más recortes en el archipiélago porque se están “haciendo los deberes”.

Por lo tanto, sostiene el Ejecutivo liderado por José Ramón Bauzá que no serán necesarios nuevos ajustes de cumplirse “la hoja de ruta marcada”.

Y si algunas comunidades han lamentado esta decisión, Cantabria lo interpreta como un alivio, porque tomaba como referencia el 0,5 % planteado a Bruselas, y ha puesto de relieve que esta nueva situación le otorga un margen adicional de 27 millones de euros.

Aunque este objetivo ya ha pasado por el Consejo de Política Fiscal y Financiera y el Congreso de los Diputados, Andalucía todavía está trabajando para intentar cambiarlo.

El próximo lunes el presidente autonómico, José Antonio Griñán, se entrevistará en el Palacio de La Moncloa con el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, a quien pedirá que convoque la Conferencia de Presidentes para acordar un reparto de la objetivos de déficit “más equitativo”.