SIRIA >

Las fuerzas del régimen de Al Asad preparan una ofensiva en Alepo

EFE | El Cairo

La ciudad siria de Alepo se mantuvo ayer en vilo ante la inminente ofensiva de las fuerzas del régimen para recuperar las zonas controladas por los rebeldes, mientras continúan los bombardeos y los combates entre los dos bandos en esta urbe y otras provincias del país.

Los enfrentamientos en la segunda ciudad y centro económico de Siria cumplieron ayer una semana entre fuertes bombardeos de las fuerzas gubernamentales contra los barrios en manos de la insurgencia.

Alepo está sitiada por tanques del régimen de Bachar al Asad, según el número dos del rebelde Ejército Libre Sirio (ELS), Malek Kurdi, quien afirmó que sus hombres se preparan para defender la ciudad.

En conversación telefónica con Efe desde Alepo, Kurdi explicó que hay más tropas gubernamentales de camino a la ciudad procedentes de otras zonas como Damasco.

“Estoy seguro de que van a lanzar una gran ofensiva”, subrayó el alto mando rebelde, que normalmente dirige las operaciones desde el sur de Turquía, donde se encuentra la cúpula del ELS. El secretario general de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon, pidió al régimen de Bachar Al Assad que debe poner fin a su ataque contra Alepo. “Estoy seriamente preocupado por la escalada de violencia en Alepo. Insto al Gobierno sirio a detener la ofensiva”, afirmó Ban Ki-moon, al término de una reunión en Londres con el ministro británico de Asuntos Exteriores, William Hague.

Unas 70 personas murieron ayer en Siria a causa de los bombardeos de las fuerzas del régimen sirio, sobre todo en Deraa (sur), Damasco y sus alrededores, y Alepo (norte), donde los rebeldes capturaron a unos 100 efectivos del régimen, según los grupos opositores.

Además, el opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos informó de que en la localidad de Maaret al Numan, también en el norte de Siria, los insurgentes apresaron a más de 50 miembros de las fuerzas de seguridad y del Ejército, entre ellos 14 oficiales y suboficiales.

Entretanto, el goteo de deserciones continuó ayer con la renuncia de la diputada siria de Alepo Ijlas Badaui.