lucha canaria >

Los más codiciados

Fabián Rocha realizó la temporada pasada una buena actuación en Centro Óptico La Cuesta Brisas. / DA

LUIS DE LA CRUZ | Santa Cruz de Tenerife

El Centro Óptico La Cuesta Brisas del Teide y Rosario Estación de Servicio El Mirador, si encuentran los apoyos necesarios, tienen la intención de participar la próxima temporada en Primera Categoría.

Los dos equipos tienen el mismo objetivo, aunque también cuentan con el plan B: los fasnieros llevan trabajando desde hace algunas semanas en la contratación de Javi Ledesma, flamante puntal C y Fabián Rocha, quien realizó una buena campaña en el equipo de Manuel Ángel González. Por su parte, el Rosario busca apoyos para seguir siendo un equipo puntero en el Archipiélago. Varias son las opciones maneja: la renovación de Kirén González, si no se va para otro equipo. Fichar a Javi Ledesma y que forme pareja con Raúl González o cambiar a sus hombres de cabeza y salir en competición con Ledesma y Rocha.

Una imagen del funeral celebrado en Santa Lastenia. | FRAN PALLERO

Funeral

La familia de la lucha canaria despidió con todo tipo de honores a Eduardo Martín, quien falleció de manera repentina el pasado domingo. Muchas caras conocidas pasaron desde el martes por el Tanatorio de Santa Lastenia y multitudinario fue su funeral. Muchas muestras de apoyos para toda su familia y en especial a su padre Roberto Martín, muy querido y respetado por todos.

Martín Cano

El majorero durante dos años brilló en las filas del Tijarafe Fonteide y, que por diferentes motivos, no terminó la campaña con el club de Santa Úrsula. El excelente luchador de Fuerteventura militará la próxima campaña en las filas del Tao, que participará en la Segunda Categoría de las competiciones majoreras.

No reclamará

La directiva del Tijarafe, en principio no tiene la intención de reclamar ante el Comité de Competición de Tenerife y otros estamentos federativos la forma de proceder en la manera como se resolvió el desempate ante el Rosario. El reglamento establece que se debe realizar por muerte súbita. Terminados con empate a doce, se deben elegir luchadores por ambos bandos que no fueran descalificados y el que tire al rival se proclama campeón. La Tinerfeña, según sus normas de competición acatadas por todos, resolvió por el método de luchas a favor y en contra, que fue favorable al Rosario.