control stop > álvaro díaz

Marcos, la sonrisa feliz > Álvaro Díaz

Amigo de sus amig@s. Cada domingo llegaba siempre muy temprano a la redacción. Tras los inevitables, pero reconfortantes, churros que el amigo Emilio Díaz compartía con sus muchachos, a Marcos le quedaba por delante una mañana, una tarde y, a veces, hasta una noche agotadora. Tras patear muchos campos de fútbol la víspera, llegaba el momento del teléfono, del teclado y de la reflexión. Resultado a resultado. Clasificación tras clasificación y crónica a crónica. Para Marcos, cada fin de semana era un reto; una aventura, aunque había algo imperturbable: su sonrisa feliz. Con personalidad y amabilidad cautivaba a tod@s, sacando de la chistera una historia alegre con la que llevar mejor la adversidad. ¿Recuerdos?, muchos…

Compartimos el primer título mundial del Nano Alonso y hasta se atrevió a cubrir una presentación automovilística en tierras peninsulares.

Marcos es un ejemplo y un referente para tod@s los que amamos el periodismo y el deporte. Deja una estela imborrable y su corazón siempre estará presente en cada campo de fútbol y donde el deporte de base sea la razón de ser. ¡Un grande!