Meteorología favorable permite confiar en que se frenará el fuego de Girona

EFE | Figueres (Gerona)

Una meteorología totalmente favorable, con aumento de la humedad relativa, descenso de temperaturas y ausencia de viento, permite confiar a los responsables de la extinción de los incendios de Girona que los Bomberos serán capaces de frenar el fuego mañana.

“Las perspectivas son positivas desde un punto de vista climatológico”, ha señalado el conseller de Interior, Felip Puig, quien ha concretado en casi un 50 por ciento el aumento de la humedad relativa hasta situarse esta noche en un 70 por ciento.

La temperatura bajará unos diez grados respecto a los últimos días y la ausencia de viento es el tercer factor que, según el conseller, debería permitir “que cada vez se perimetren más partes del fuego”.

Felip Puig ha pedido de todas formas prudencia y ha detallado que las llamas han superado en algunos puntos el embalse de Boadella, donde se concentran buena parte de los trabajos para evitar que el incendio avance hacia la comarca de la Garrotxa.

Puig confía de todos modos en que las condiciones meteorológicas permitan “que los bomberos realicen ataques al fuego durante la noche para que, cuando por la mañana vuelva un viento de Levante moderado, que girará después a Poniente, las líneas de contención hayan fijado un perímetro.

El responsable de Interior de la Generalitat se ha declarado “mucho más optimista” que en las horas anteriores y ha puntualizado que los trabajos se concretarán esta noche en los frentes de Terrades, Darnius y el embalse de Boadella por un lado, y la zona de Cantallops y Cistella, que se ha reavivado esta tarde, por el otro.

A los 120 niños alemanes desalojados de un cámping de Albanyà, se han sumado otros 200 chicos acampados en este municipio gerundense y 60 que se encontraban en Sant Llorenç de Muga.

Las instrucciones de confinamiento a los vecinos de las localidades de Cantallops, Darnius, Terrades, La Vajol, Albanyà, Sant Llorenç de la Muga y Agullana se han suavizado y pasan de las viviendas al interior de los núcleos urbanos.

El número de hectáreas afectadas asciende en este momento a 13.800, aunque las quemadas no superarían las 10.000, gracias al trabajo de los cerca de 1.300 efectivos que aportan los bomberos de la Generalitat y del gobierno francés, Unidades Militares de Emergencia, forestales y Mossos d’Esquadra.

Las restricciones al paso de vehículos de gran tonelaje en la carretera N-260 se han eliminado y la línea de tren de alta velocidad (AVE) está también disponible para la circulación de trenes.

Tan sólo sesenta usuarios permanecen sin suministro eléctrico y se mantiene la cifra de ocho heridos hospitalizados en Barcelona y Girona a consecuencia de los incendios.

Los medios aéreos reanudarán con la salida del sol su participación en las tareas de extinción y, a las 09.30, está prevista una reunión de los responsables del Control de Mando ubicado en el Parque de Bomberos de Figueres para analizar la situación.