nacional >

Montoro dice que el Gobierno actúa “por necesidad” y que lo que no se puede pagar “hay que quitarlo”

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, durante su intervención hoy en el debate de convalidación en el Congreso del decreto con las nuevas medidas de ajuste del Gobierno. | EFE

EUROPA PRESS | Madrid

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, ha reconocido este jueves en el Congreso que, “con razón”, las medidas antidéficit aprobadas el viernes en Consejo de Ministros se ven como medidas de “ajuste” y ha asegurado que “ni son caprichosas ni improvisadas”, sino que se trata de “esfuerzos y sacrificios” que “hay que hacer” y que “conviene hacer”.

“No hay dinero en las arcas públicas para pagar servicios públicos (…) Este Gobierno está actuando por necesidad. La necesidad es la que marca el camino y es la que está haciendo que parte de nuestras ideas queden a la orilla del camino”, ha destacado el ministro.

Montoro ha insistido en que España debe “renunciar a lo que no es financiable” y que lo que no se puede pagar es ineludible quitarlo porque lastra las posibilidades de que aumente el bienestar de los ciudadanos y la recuperación económica”, ha subrayado.

Montoro ha dicho que “no se puede pensar que todo cabe en la oferta de servicios públicos”, porque no es así, ya que los servicios básicos dependen del nivel de renta, de ocupación, del número de personas con trabajo y del número de empresas que siguen abiertas. “Financiar servicios públicos con deuda es llevar al fracaso y al desengaño (…). Hay que reducir servicios públicos porque nos conviene para crecer y porque, si no lo hacemos, no vamos a crecer ni a crear empleo”, ha asegurado.

Montoro ha hecho estas declaraciones durante el debate de convalidación en el Pleno del Congreso del último paquete de recortes, que el ministro ha justificado en el procedimiento de ‘déficit excesivo’ al que está sujeto España como consecuencia de las políticas del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

“Si Zapatero hubiera acortado la legislatura, nos habríamos ahorrado mucho sufrimiento y no hubiéramos llegado a este nivel de deterioro”, ha opinado Montoro.

A Rubalcaba le ha preguntado si no se ve responsable del hecho de que España tuviera en 2011 el nivel más bajo de recaudación del mundo desarrollado, un 35 % del PIB, 7 puntos menos que en 2007.

Ha atribuido la contundencia del discurso del socialista a una “reacción” al malestar de su grupo por el tono más suave que mantuvo en el debate el pasado miércoles con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, cuando anunció las medidas que hoy se convalidan, entre ellas la subida del IVA o la congelación de una paga a funcionarios.

“Veo encanto en las filas socialistas pero es un encanto negativo”, ha dicho Montoro, que ha acusado a Rubalcaba de “demagogia fiscal y tributaria” y de hacer de la política “un teatro” cuando él “no es nuevo en esta plaza” al reclamar un impuesto sobre las grandes fortunas o que el Gobierno se plante ante Europa por la exigencia de unas condiciones de ajuste demasiado severas.

Le ha pedido que deje de hacer “planteamientos ilusorios” y le diga qué fuentes alternativas propone después de haber dejado “caer” la recaudación de sociedades a niveles de “auténtico escándalo” y haber dejado a España ante Europa “a los pies de los caballos”.

Ayer ya pidió a los socialistas que ayuden al Gobierno a explicar “sensatamente” que, si no se suben los impuestos y se aumenta la recaudación, no se pueden pagar los salarios de los empleados públicos.

El principal problema de la economía española, ha subrayado Montoro, es una deuda externa que llega al 92 % del PIB “y no cuatro especuladores que atacan para ganar dinero”.

Por todo ello el titular de Hacienda ha pedido a la oposición “realismo y humildad” para que den su apoyo a estos ajustes, que “se dejen de ideologías” y de “retóricas de izquierdas” porque “no tendremos salida sin un entendimiento”, y no den “la imagen” de que España está dividida “en lo fundamental” y ayuden a trasladar a la sociedad española los esfuerzos que debe hacer el país para salir de la crisis, entre otros motivos porque muchos de los grupos de la Cámara tienen responsabilidades de gobierno en CCAA y ayuntamientos, que también deben cumplir con los objetivos de déficit público.

“El Gobierno convoca a la sociedad española a un esfuerzo importante, crucial, por el bien de España y de Europa”, ha afirmado el ministro, que ha añadido que aunque el país está corriendo riesgos, correría muchos más si no se adoptaran medidas como la subida del IVA, la supresión de la paga extra de Navidad a los empleados públicos o el recorte de las prestaciones por desempleo.

“No se rebaja el sueldo a funcionarios”

Entrando en algunas medidas, Montoro ha asegurado que lo que hace el Gobierno en relación con la Función Pública es pedirles a los funcionarios que trabajen más tiempo. “Eso es lo que hace el Gobierno con este conjunto de medidas y debemos rechazar el argumento de que por trabajar más tiempo el servicio público se deteriora”, ha precisado.

El ministro ha negado que la eliminación de la paga extra de Navidad suponga una rebaja salarial a los funcionarios, ya que no se toca la masa salarial, como sí hizo el Gobierno socialista cuando les recortó el sueldo una media del 5% de manera lineal.

Lo que se hace con estas medidas, ha matizado, es detraer la paga de diciembre a los funcionarios para incluirla a partir de 2015 en el fondo de pensiones, aunque eso sí, siempre que las condiciones presupuestarias lo permitan. “Estamos hablando de la congelación de la paga de diciembre y su devolución en un tiempo nada lejano, 2015, eso sí en función de las disponibilidades presupuestarias”, han sido las palabras del ministro.

El ministro la rebaja de las cotizaciones sociales (un punto en 2013 y otro punto adicional en 2014) estimulará la creación de empleo neto, a pesar de la subida del IVA, y ha señalado que próximamente traerá nuevas iniciativas tributarias a la Cámara, aunque no en forma de Reales-Decretos, como la supresión de la deducción por compra de vivienda, siguiendo las recomendaciones de Bruselas.