wimbledon >

Murray derrota a Tsonga y accede a su primera final de Wimbledon

EFE | Londres

El británico Andy Murray derrotó hoy en semifinales de Wimbledon al francés Jo-Wilfried Tsonga por 6-3, 6-4, 3-6 y 7-5, en dos horas y 47 minutos, y luchará el domingo por su primer título en el All England Club.

Después de caer en semifinales en los tres últimos años, el tenista escocés consiguió superar esa barrera, quizá más psicológica que tenística, en el cuarto intentó y selló ante un Tsonga irreconocible su pase a la tan ansiada final.

El de Glasgow logró lo que muchos de sus predecesores no consiguieron en más de setenta años y lo que tan solo los aficionados veteranos disfrutaron, ver a un británico en la final de Wimbledon.

Han tenido que pasar 74 años, desde que lo lograra Bunny Austin en 1938, para que el Reino Unido se enganchara delante del televisor y disfrutara con la presencia de uno de los suyos en la final del Grand Slam más tradicional de todos.

Una vez dio tregua la incesante lluvia sobre la capital británica, la organización de Wimbledon decidió reabrir la tan utilizada cubierta retráctil de la pista central para que la segunda semifinal del día no se disputara bajo techo, al contrario que en el partido entre el suizo Roger Federer y el serbio Novak Djokovic.

Murray, de 25 años, ya héroe local, contó con el apoyo de los más de 15.000 espectadores presentes en el All England Club, quienes, entre gritos de “¡Vamos, Andy!” y aplausos, llevaron en volandas a un tenista al que le queda lo más difícil, batir a Roger Federer en la final, quien, de ganar el domingo, igualará el récord de siete títulos del estadounidense Pete Sampras.

El inicio del encuentro estuvo marcado por los largos intercambios de golpes entre ambos tenistas desde el fondo de la pista, más propios de un partido jugado sobre tierra batida que en un encuentro en hierba.

El escocés, pese a presentar ciertas dudas a comienzos de campeonato, desplegó un tenis impecable y sin apenas errores que le sirvió gozar de una cómoda ventaja en los primeros juegos