Códice Calixtino >

“No sé”, “no me acuerdo”, “depende”, contestó el electricista al juez

EFE | Santiago

“No sé”, “no me acuerdo”, “depende” son las tres respuestas que más se repiten en el interrogatorio del juez al electricista que confesó el robo del Códice Calixtino, Manuel Fernández Castiñeiras, según ha explicado a Efe una fuente próxima al caso.

Este exempleado de la catedral compostelana se había mostrado menos parco en palabras el jueves, cuando desveló que él se había llevado este manuscrito del siglo XII en 2011. “Me lo llevé el 4 de julio del año pasado, sobre las 12 de la mañana”, declaró.

La misma fuente ha indicado a Efe que este técnico pidió el viernes al magistrado José Antonio Vázquez Taín que le repitiese varias de las preguntas formuladas porque no las entendía, haciendo ver que era “un aldeano” y que le costaba comprender los enunciados.

Del garaje de Milladoiro (A Coruña) en el que apareció esta joya literaria, Fernández Castiñeiras dijo que exactamente “no era un garaje, porque no había coches”, jugando así con la utilidad que había dado a esta plaza cerrada de aparcamiento, convirtiéndola en un trastero.

Tanto este electricista, como su mujer, Remedios Nieto Mayo, y el hijo de ambos, Jesús Fernández Nieto, están en la cárcel coruñesa de Teixeiro en situación de prisión provisional y sin fianza.